30 de abril
Domingo
Mayormente nublado
17°
25°
Lunes
Muy nublado
17°
25°
Martes
Mayormente nublado
18°
27°
Miércoles
Chubascos
19°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 6 de febrero de 2017, 10:16

Macri y Temer buscarán espolear el comercio y una mayor apertura del Mercosur

Brasilia, 6 feb (EFE).- El presidente argentino, Mauricio Macri, llegará mañana a Brasilia para una visita de Estado que pretende ser un acicate para el decaído comercio bilateral y un empuje para una mayor apertura del Mercosur a los mercados mundiales.

Macri será recibido por su homólogo brasileño, Michel Temer, con quien comparte la visión de que es necesario reducir el peso de los Estados en la actividad económica a fin de abrir amplios espacios para el desarrollo de la inversión privada.

Será la primera visita de Estado de un líder latinoamericano que Temer recibirá desde que asumió el poder, en agosto pasado, tras la destitución de la expresidenta Dilma Rousseff, y retribuirá la que el mandatario brasileño hizo a Buenos Aires el pasado octubre.

Este segundo encuentro entre Macri y Temer se dará en momentos en que el comercio bilateral, eje de las relaciones entre las mayores economías del Mercosur, se encuentra en franca decadencia.

El intercambio entre ambos países, que hace unos pocos años llegó a picos cercanos a los 35.000 millones de dólares, cerró en 2016 en unos 22.500 millones de dólares, con un superávit en favor de Brasil que se calcula en unos 4.000 millones de dólares.

En parte, esa caída ha sido atribuida a la severa crisis en que se encuentra la economía brasileña, sumida en una profunda recesión que no aún no acaba y que hace recordar a muchos la vieja máxima de que "cuando Brasil estornuda Argentina sufre una neumonía", repetida ya alguna vez por el propio Macri en los últimos meses.

Uno de los sectores fundamentales en la relación entre los dos países es el automotriz, en el que han acordado alcanzar el libre comercio para 2020 pero que aún pasa por diversas restricciones.

Una de ellas la impone Argentina a las piezas para automóviles fabricadas en Brasil, y según adelantó el subsecretario para América Latina de la Cancillería brasileña, Paulo Estivallet, el Gobierno de Temer confía en que será revisada.

"En la medida de lo posible se trabajará para que durante la presidencia argentina del Mercosur, en el primer semestre de este año, y durante la presidencia brasileña, en el segundo semestre, podamos avanzar lo máximo posible en la eliminación de barreras comerciales entre los países", afirmó el diplomático.

En el marco del análisis que Macri y Temer harán del estado del bloque que integran Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay (del que Venezuela está suspendida), entrarán las negociaciones comerciales con la Unión Europea (UE), pero también la búsqueda de una mayor apertura.

Fuentes oficiales de ambos países, y de los otros socios del Mercosur, han afirmado que las políticas proteccionistas reflotadas por el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pueden ser una "oportunidad" para la búsqueda de nuevos mercados.

Lo dijo, entre otros, el ministro de Producción de Argentina, Francisco Cabrera, durante una visita que hizo la semana pasada a Brasilia, preparatoria del viaje de Macri.

"En un momento en que se asiste al retorno del proteccionismo, es imperioso fortalecer la integración regional" y "ampliar la red de acuerdos internacionales", declaró el ministro argentino.

Fuentes oficiales brasileñas confirmaron que en esa la línea hay "plena coincidencia" entre Macri y Temer y que, además del acuerdo con la UE, el Mercosur se propone entablar negociaciones con Japón, Corea del Sur y Canadá, afectados por la decisión de EE.UU. de abandonar el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP).

La visita de Macri, por su carácter de Estado, incluirá después de la entrevista con Temer sendas reuniones con las autoridades de las cámaras legislativas y la Corte Suprema, tras las cuales el mandatario argentino regresará mañana mismo a Buenos Aires.