4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 5 de julio de 2016, 01:00

Luto y descontento con el Gobierno en Irak tras el atentado yihadista

AFP

BAGDAD - IRAK

Irak rendía ayer homenaje a las más de 200 personas que murieron el domingo en un atentado en Bagdad reivindicado por el grupo Estado Islámico, uno de los peores de la historia del país, que ha generado críticas a la estrategia del Gobierno.

Las autoridades anunciaron ayer un nuevo balance de 213 víctimas mortales, que el domingo por la noche era todavía de 119. Estas cifras lo convierten en uno de los ataques más graves en la historia de Irak, un país castigado desde hace años por atentados contra lugares muy frecuentados, como centros comerciales, mercados o mezquitas.

QUEJAS POR LA SEGURIDAD. El atentado del domingo pone de nuevo de relieve la incapacidad de las autoridades de instaurar medidas de seguridad eficaces. El primer ministro Haider Al Abadi, que el domingo visitó el lugar del ataque, prometió castigar a los responsables y anunció tres días de duelo nacional.

El atentado fue perpetrado por un kamikaze del EI que hizo estallar un coche bomba en una calle del barrio comercial de Karrada. La zona estaba llena de gente que hacía sus compras para la fiesta que marca el final del ramadán, el mes de ayuno musulmán. Además de los fallecidos, más de 200 personas resultaron heridas, indicaron responsables de seguridad. El balance se agravó porque la explosión provocó incendios en edificios y comercios cercanos.

yihadistas bajo presión. El atentado fue reivindicado por el EI, que indicó en un comunicado que un kamikaze iraquí atacó a los chiitas, la comunidad musulmana mayoritaria en Irak y considerada como hereje por los radicales sunitas.

El ataque también demuestra que el EI es capaz de cometer acciones devastadoras en pleno centro de Bagdad a pesar de las derrotas militares en Irak y Siria que ha sufrido en los últimos meses, con la pérdida de ciudades como Tikrit, Ramadi y sobre todo Faluya, que fue reconquistada en junio por las fuerzas iraquíes.

El primer ministro Al Abadi, criticado por ser incapaz de proteger a los civiles, anunció la modificación de medidas de seguridad, entre ellas la retirada de los detectores de explosivos considerados ineficaces. También ordenó al Ministerio del Interior que acelere el despliegue de un dispositivo para inspeccionar vehículos en todas las entradas de Bagdad, por donde cada día pasan miles de camiones y coches particulares. El domingo los habitantes de Bagdad demostraron su cólera lanzando piedras al convoy de Al Abadi, que dijo comprender los sentimientos de emoción y de tristeza y rabia. “Lo juro por Dios, este Gobierno es un fracaso”, afirmó una mujer que perdió su apartamento en la explosión.

“Si las tácticas (del EI) evolucionan. ¿Por qué el gobierno mantiene la misma estrategia?”, se planteó un hombre.