28 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 15 de marzo de 2017, 01:00

Lula niega los cargos ante un juez y denuncia una masacre mediática

El ex presidente se presentó por primera vez ante un juez como acusado de obstrucción a la Justicia en el escándalo de Petrobras y, además de alegar inocencia, se dijo víctima de una persecución política.

AFP y EFE

BRASILIA-BRASIL

El ex presidente Lula da Silva negó ayer haber tratado de obstruir las investigaciones del escándalo Petrobras y denunció una masacre mediática, que según sus partidarios busca impedir que se presente a las elecciones del 2018.

La comparecencia del líder de la izquierda ante un juez de Brasilia se dio en un clima político enrarecido, con el telón de fondo de un inminente pedido de investigaciones contra decenas de ministros y legisladores mencionados en las confesiones de 78 ex ejecutivos de la constructora Odebrecht. El líder histórico del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) llegó al tribunal poco antes de las diez de la mañana, donde fue aclamado por un puñado de simpatizantes, y salió del mismo modo una hora después, tras prestar declaración.

Este proceso, uno de los cinco que enfrenta el popular ex mandatario (2003-2010), se abrió en julio pasado, después que el ex senador Delcidio do Amaral, del PT, lo involucrara en un plan para comprar el silencio de un ex directivo de Petrobras. Pero Lula, de 71 años, niega todos esos cargos.

"Nunca tuve ninguna preocupación con ningún testimonio de cualquier empresario o director de Petrobras", afirmó Lula, vestido con un traje oscuro y una corbata a rayas.

Según la acusación, Lula habría intentado comprar el silencio del ex director del área Internacional de Petrobras Néstor Cerveró, que se aprestaba a firmar un acuerdo con la Justicia y proporcionar detalles sobre el funcionamiento del esquema de sobornos en la petrolera estatal. Habría actuado en complicidad con el banquero André Esteves (ex presidente de BTG Pactual), el empresario ganadero y amigo de Lula, José Carlos Bumlai, y el propio Amaral. "Delcidio faltó a la verdad en ese proceso", afirmó Lula.

"Masacre en los medios". En su declaración ante el juez Ricardo Leite, Lula se identificó como "tornero mecánico" de profesión y se dijo víctima de una "masacre en los medios", donde aparecen constantes "insinuaciones" de presuntas delaciones de empresarios o políticos.

"¿Sabe lo que es levantarse todos los días pensando que la prensa está en la puerta de mi casa porque voy a ser encarcelado?", afirmó.

Su comparecencia ocurre en un momento de gran tensión en Brasilia, donde se espera que el fiscal general Rodrigo Janot presente esta semana ante el Supremo Tribunal Federal (STF) decenas de pedidos para abrir nuevas investigaciones contra políticos con fueros privilegiados, basándose en la confesión de 78 ex ejecutivos de Odebrecht.

La constructora admitió que entregó cientos de millones de dólares en sobornos a políticos, dentro y fuera de Brasil.

Esas acusaciones amenazan con llevar a la cárcel a numerosos políticos y tienen potencial para anular el resultado de la reelección en el 2014 de la presidenta Dilma Rousseff (heredera de Lula) y de su vicepresidente conservador Michel Temer, quien la sucedió el año pasado tras la destitución de la mandataria por manipulación de las cuentas públicas.

Lula enfrenta cinco causas judiciales en tribunales de Brasilia y Curitiba (sur) por corrupción, lavado de dinero y tráfico de influencias.