23 de julio
Domingo
Despejado
20°
31°
Lunes
Despejado
20°
33°
Martes
Parcialmente nublado
17°
32°
Miércoles
Despejado
17°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 13 de julio de 2017, 01:00

Lula es condenado a 9 años y medio de cárcel por corrupción en Lava Jato

REUTERS, EFE y AFP

BRASILIA - BRASIL

El ex mandatario Lula da Silva, un serio candidato para las elecciones presidenciales del próximo año, fue condenado ayer a 9 años y medio de cárcel por cargos de corrupción, en el primero de 5 procesos que enfrenta vinculados a una gigantesca trama de sobornos.

El fallo es una dura derrota para Lula, que seguirá en libertad mientras espera la apelación, y un serio golpe a sus aspiraciones políticas.

Lula fue el primer presidente brasileño proveniente de la clase trabajadora y continúa siendo muy popular entre los electores a 6 años de haber dejado el poder con 83% de aprobación.

El ex líder sindical cosechó admiración en todo el mundo por las transformadoras políticas sociales que llevó adelante y que ayudaron a reducir la fuerte desigualdad en la mayor economía latinoamericana. El ex presidente estadounidense Barack Obama una vez declaró que Lula era el político más popular sobre la Tierra.

El veredicto representa además la condena de más alto perfil emitida hasta ahora en el marco de la Operación Lava Jato (Lavado de Autos) que, desde hace más de tres años, investiga un vasto sistema de corrupción en los más altos niveles del empresariado y el gobierno, dejando a Brasil sumido en un caos.

El juez Sérgio Moro encontró culpable a Lula de aceptar 3,7 millones de reales (1,2 millones de dólares) en sobornos de la firma de ingeniería OAS SA. Fiscales dicen que con el dinero la empresa remodeló un departamento en la playa para el político a cambio de su ayuda para obtener contratos con la estatal Petrobras. Fiscales federales acusaron a Lula, que asumió el primero de sus dos mandatos en 2003, de liderar un extenso esquema de corrupción que fue descubierto en una investigación sobre sobornos en torno a Petrobras.

Moro también prohibió a Lula a ejercer cargos públicos por 19 años, algo que debería ser confirmado o denegado en la segunda instancia.

Los abogados de Lula dijeron que la condena ataca a la democracia y al Estado de Derecho, asegurando que probarán su inocencia en tribunales imparciales, incluyendo Naciones Unidas. Según la defensa, la investigación tuvo motivaciones políticas.

La senadora Gleisi Hoffmann, presidenta del Partido de los Trabajadores de Lula, arremetió contra Moro afirmando que el ex mandatario fue condenado para evitar que compita por la presidencia. Agregó que la agrupación protestará por el fallo y se mostró confiada en que será revertido en la apelación.

El real brasileño subió tras conocerse el fallo de Moro y alcanzó su valor más alto en dos meses. La Bolsa de São Paulo tocó su valor más alto en la jornada. Los inversionistas temen que otra presidencia de Lula signifique el retorno de una política económica más dirigida por el Estado y menos amigable con el mercado.

La dirección del Partido de los Trabajadores (PT) relaciona la sentencia con una ofensiva destinada a suprimir derechos sociales y laborales, un día después de que el Senado aprobara definitivamente una flexibilización de la legislación del trabajo.