26 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 5 de febrero de 2017, 01:00

Lula despide a esposa con lágrimas y duras críticas a sus acusadores

AFP

SÃO PAULO - BRASIL

El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva despidió ayer a su fallecida esposa y compañera de batallas, Marisa Letícia, en un emotivo y multitudinario velorio que acabó con un duro discurso contra las acusaciones de corrupción que han perseguido al matrimonio el último año.

“Marisa murió triste”, manifestó Lula frente al féretro de la ex primera dama, cubierto con una bandera brasileña y otra roja del Partido de los Trabajadores (PT). Murió afectada por “la canallada, la imbecilidad y la maldad que hicieron con ella”, añadió el ex mandatario (2003-2010).

“Tengo 71 años y creo que voy a vivir mucho, porque quiero que los criminales que levantaron ligerezas contra Marisa tengan la humildad para pedirle disculpas”, dijo un conmovido Lula, aplaudido por la multitud de seguidores que se agolparon en la sede del Sindicato de los Metalúrgicos, en el cordón obrero de São Paulo.

Marisa Letícia Rocco –con quien Lula se casó en 1974 después de ambos quedar viudos de sus primeros matrimonios y con quien tuvo 3 hijos– falleció a los 66 años en el hospital Sirio Libanés de São Paulo, luego de sufrir un accidente cerebrovascular el 24 de enero. El hospital oficializó su muerte el viernes tras haberle diagnosticado ausencia de flujo cerebral el jueves.

Vestido íntegramente de negro, Lula fue recibiendo a lo largo de la mañana el pésame y los abrazos de centenares de ciudadanos enfundados en la camiseta roja del PT que se acercaron a la sede sindical, donde la pareja se conoció hace cuatro décadas.

La destituida ex presidenta Dilma Rousseff (2010-2016) y la plana mayor del partido izquierdista también quisieron estar presentes en el velorio, que finalizó con un breve, pero duro mensaje político de Lula contra los fiscales y jueces del caso Petrobras.

Lula enfrenta cinco acusaciones ligadas a ese megaescándalo de corrupción, algunas de las cuales involucrando a su difunta esposa, e insiste que se trata de una persecución que busca impedir que se presente a las elecciones presidenciales de 2018.