23 de septiembre
Viernes
Parcialmente nublado con chubascos
17°
21°
Sábado
Chubascos
17°
25°
Domingo
Parcialmente nublado
21°
31°
Lunes
Parcialmente nublado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 14 de mayo de 2017, 01:00

Lula da Silva, el ex presidente que pasó de héroe a villano

Luiz Inácio Lula da Silva fue el presidente más popular de Brasil (2003-2010) y es favorito, según las encuestas, para las elecciones de 2018. Pero las acusaciones de corrupción pueden arruinar la suerte de este mítico ex obrero metalúrgico.

El patriarca de la izquierda brasileña, de 71 años, se vio cara a cara con el juez Sergio Moro, el magistrado que lidera las investigaciones de la operación Lava Jato.

El esperado duelo con Moro, ídolo de los detractores del ex mandatario, aún no se observa que haya afectado el futuro de este político que dejó la presidencia con un 80% de popularidad.

Después de oírlo, el juez de Curitiba deberá determinar si Lula recibió un lujoso apartamento en un balneario de São Paulo de la constructora OAS como retribución de favores dentro de la red de sobornos a Petrobras, el mayor fraude de la historia de Brasil. Un esquema que, según la Fiscalía, tenía a Lula como comandante máximo.

El combativo ex líder sindical niega enfáticamente y se considera víctima de una persecución judicial y mediática que, para él, propulsó la muerte de su esposa y compañera de batallas, Marisa Leticia, en febrero.

“Yo conocí el hambre, y cuando uno conoce el hambre, no desiste jamás”, afirmó. “Hace dos años que estoy leyendo en los periódicos que el PT acabó y que Lula estará preso. Si ellos no me meten preso en breve, quien sabe si un día yo los hago detener por las mentiras que cuentan”, amenazó en un mitin.

lustrabotas. Nacido en el árido nordeste en octubre de 1945, Lula conoció desde la cuna lo más dramático de la pobreza que azotaba a casi un tercio de los brasileños. Séptimo hijo de un matrimonio de analfabetos, fue abandonado por su padre antes de que la familia emigrara a la prometedora e industrial São Paulo, como millones de coterráneos. Fue vendedor ambulante y lustrabotas, a los 15 años inició su formación de tornero mecánico, perdió un meñique en una máquina y al final de la década de 1970 se convirtió en el líder sindical al mando de una histórica huelga que desafió a la dictadura (1964-85). El líder al que la revista Foreign Policy calificaría después como una estrella del rock de la escena internacional llegó finalmente a la presidencia en 2003 bajo promesas de justicia social. Durante sus dos mandatos, empujados por el viento a favor de la economía mundial, 30 millones de brasileños salieron de la pobreza. afp