6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 6 de agosto de 2016, 01:00

Luchadores por un nuevo Paraguay

Escribo estas líneas para aquellas personas que pertenecen y se van cada día agregando al grupo de ciudadanos de todas las clases sociales, que se comprometen por un nuevo Paraguay

Y lo que les voy a decir lo he sacado del Evangelio de Lucas, que mañana domingo se va a leer en todas las misas.

La primera idea es que no nos dejemos contagiar por el adversario.

El adversario es la plata. Ella es la que le da el poder a los “amos” del Paraguay para someternos y, si nos descuidamos, nos inutilizarán comprándonos. Y, conste que la plata, tal como está organizado el mundo, es necesaria para poder vivir. Pero también es como una droga. El que comienza a querer tener más y más de ella, acaba inutilizándose en su compromiso por un nuevo Paraguay.

La segunda idea es que dedicar gran parte de la vida al compromiso es un tesoro.

Este tesoro es nuestra mayor fuerza y causa de alegría. Es la mejor inversión que podemos dar a los días de nuestra vida. Y no hay cosa mejor humanamente hablando y de más valor a los ojos de Dios que hacer un Paraguay en el que quepamos y seamos felices todos: indígenas, campesinos, bañadenses, obreros y cualquier tipo de ciudadanos. “Allí donde está tu tesoro debe de estar tu corazón”. Con ello Jesús nos anima a darnos todo a este compromiso al servicio de los demás. Y a estar orgullosos y felices de hacerlo.

La tercera idea es que los hijos de la luz deben de ser más vivos y entregados, que los hijos de las tinieblas. Y Jesús ya nos avisó que, en ocasiones, es al contrario.

Nosotros dormimos mientras que los que esclavizan al mundo están en vigilia para ver cómo dominarnos. Nosotros llegamos tarde para frenar la injusticia cuando, los que la cometen, hace horas que madrugaron.