23 de junio
Viernes
Despejado
20°
28°
Sábado
Mayormente nublado
19°
28°
Domingo
Mayormente nublado
18°
28°
Lunes
Mayormente nublado
18°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 5 de octubre de 2016, 09:18

Los últimos días de Somoza son recreados en una novela histórica por un nicaragüense

Managua, 5 oct (EFE).- Los días finales del dictador Anastasio Somoza Debayle, el último de esa dinastía familiar que gobernó por 42 años Nicaragua, es recreado en una novela histórica-ficticia por el escritor nicaragüense Álvaro Porta Bermúdez.

"Somoza, Cuenta Regresiva" presenta un recorrido desde que Somoza huye de Nicaragua el 17 de julio de 1979, asediado por guerrilleros sandinistas, sin apoyo de Estados Unidos ni la OEA, hasta su fugaz estadía por Miami (EE.UU.), Bahamas, Guatemala y su destino final y mortal: Paraguay.

La trama principal se desarrolla en Asunción, donde Somoza recibió asilo del dictador y presidente paraguayo Alfredo Stroessner (1954-1989), junto a Dinorah Sampson, la mujer que compartió los últimos años de vida con quien fuera el "hombre fuerte" de Nicaragua.

En su obra, el autor presenta su visión de la vida íntima de Somoza en sus últimas horas, la activa vida sexual de su amante y pone incluso en duda el aparente desconocimiento de la inteligencia paraguaya y del mismo Stroessner del atentado que acabó con la vida del dictador nicaragüense.

También revela que irónicamente en Paraguay, donde el último de los Somoza halló la muerte el 17 de septiembre de 1980 a manos de un comando guerrillero argentino, también descubría la felicidad que implicaba llevar una vida alejada del poder, la política y la conspiración, y más bien de familia y discreta, combinada con sus negocios y sus millones.

"La novela es una narración histórica lo más disciplinada posible, cercana a la realidad, que ocurrió en Paraguay en 1980 estando Somoza (Debayle), con su mujer y sus hijos, exiliado en Paraguay", dijo en entrevista con Efe Porta Bermúdez (Masaya, Nicaragua, 1933).

"Casi todo lo que está (escrito) en el libro es desconocido para la mayoría de los nicaragüenses", afirma el escritor, que recreó su novela basado en años de investigación a través de libros, revistas, periódicos, visitas a Asunción y conversaciones con protagonistas de los hechos.

El libro cuenta cómo y por qué Somoza Debayle cayó en desgracia con su otrora gran aliado, Washington, y, sobre todo, con el presidente estadounidense de entonces, Jimmy Carter, abanderado en la lucha por los derechos humanos.

"Por todos los desmanes que hacía", sentencia Porta Bermúdez, para quien "ese es el error que tienen algunos dictadores, de repetir esos" desaciertos.

También narra el rechazo a la solicitud de asilo que recibió de dos presidentes suramericanos que consideraba sus amigos: el militar chileno Augusto Pinochet (1973-1990) y el dictador argentino Jorge Videla (1976-1981). También la Junta Militar que gobernaba Bolivia le dio un no.

"Nadie lo quería tener porque Estados Unidos no lo quería", rememora.

El libro además ofrece detalles del atentado que acabó con la vida de Somoza, su chofer César Gallardo, también nicaragüense, y su asesor económico José Baittiner, colombiano-estadounidense.

En Asunción, los guerrilleros argentinos Enrique Gorriarán Merlo y Hugo Irurzún, junto a media docena de colaboradores, atentaron contra Somoza, quien murió dentro de su automóvil por la explosión de un proyectil de bazuka y disparos de ametralladoras.

"La muerte de Somoza demuestra que (Paraguay) era un país vulnerable a la voluntad de un grupo muy inteligentes de guerrilleros latinoamericanos", señala el autor, para quien la denominada "Operación Reptil" fue una "obra maestra" de los argentinos, desde su planificación, ejecución y fuga.

"Todo se ejecutó a la perfección: seis a ocho guerrilleros, distribuidos en diferentes partes de Asunción, y cuando se iban, uno de ellos comete una imprudencia por razones supuestamente amorosas, regresa a despedirse de su novia y es capturado por la Policía y lo matan", cuenta.

Basado en entrevistas en Paraguay, a Porta Bermúdez le resulta poco creíble que las Fuerzas de Seguridad de Stroessner no hayan advertido ese atentado.

"Es imposible que en seis u ocho meses, entrando y saliendo de Paraguay los guerrilleros (argentinos) en pareja, alquilando casas, alquilando carros, paseando por aquí y por allá, no se hayan dado cuenta las autoridades", razona.

La Paraguay de Stroessner estaba llena de informantes entonces, alega.

"Me resisto mucho a creer que no haya habido participación activa del Gobierno del presidente Stroessner en el asesinato de Somoza", apunta el escritor, que plantea esa duda como hipótesis en su libro.

Esta novela, la primera del autor, será presentada el próximo viernes en el Centro Cultural "Pablo Antonio Cuadra", en la librería Hispamer, en Managua.

Luis Felipe Palacios