22 de febrero
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
25°
37°
Jueves
Poco nublado con tormentas
23°
35°
Viernes
Tormentas
23°
33°
Sábado
Nublado con chubascos
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 11 de enero de 2017, 08:51

Los socialistas franceses buscan relanzar sus primarias con su primer debate

París, 11 ene (EFE).- Los siete candidatos de la izquierda francesa a las primarias organizadas por el Partido Socialista para elegir su cartel electoral a las presidenciales de 2017 celebrarán mañana jueves su primer debate televisado con el fin de relanzar unos comicios que no están logrando un gran seguimiento público.

El ex primer ministro Manuel Valls, durante un tiempo claro favorito de los sondeos, está viendo como el que fuera su ministro de Economía, Arnaud Montebourg, le mantiene el pulso e incluso le aventaja en algunas encuestas.

Todo ello en el ambiente enrarecido de unas primarias que están pasando casi desapercibidas, todo lo contrario de lo que sucedió hace algo más de un mes con las del centro-derecha, que acabaron con el triunfo de François Fillon.

Los socialistas buscan relanzar el interés por el proceso con el primero de los tres debates televisados que celebrarán antes de la primera vuelta, prevista para el 22 de enero.

En un proceso que destaca por la brevedad de los plazos, esos tres debates se celebrarán en una semana. El próximo domingo 15 tendrá lugar el segundo y el miércoles 18 el tercero.

Posteriormente celebrarán un cuarto cara a cara el día 25 los dos vencedores, que se medirán en una segunda vuelta el domingo 29 de enero.

El primero de los debates, en el que la economía y las cuestiones sociales, la lucha contra el terrorismo y la organización del Estado serán los temas principales, debe servir para llamar la atención de los electores de izquierdas para que sus primarias no se distancien mucho de los más de 4 millones de participantes que lograron las de la derecha.

Valls y Montebourg aprovecharán esta primera confrontación para afianzar las diferencias que les otorgan los sondeos, en los que uno y otro aparecen como vencedor según distintos institutos demoscópicos.

Los exministros Benoît Hamon y Vincent Peillon pretenden dar la sorpresa, mientras que el ecologista François de Rougi, el demócrata Jean-Luc Bennahmias y la radical de izquierdas Sylvia Pinel tratarán de dar a conocer sus propuestas, casi ajenas a los ciudadanos.

En lo que respecta a las presidenciales de abril-mayo próximo, ninguna encuesta otorga al candidato socialista, sea cual sea, opciones de superar la primera vuelta, para la que los favoritos son el propio Fillon y la ultraderechista Marine Le Pen.

La izquierda parte dividida para esos comicios, después de que los socialistas fracasaran en su intento de organizar unas primarias que reunieran a todos los postulantes de ese espectro político.

El ex ministro de Economía Emmanuel Macron, representante de un ala más liberal de la socialdemocracia y que se declara ajeno a los partidos tradicionales, decidió presentarse por su cuenta.

Al igual que el neocomunista Jean-Luc Mélenchon, que en 2012 ya logró el apoyo de más del 11 % del electorado y que se presenta como el auténtico adalid de la izquierda, con el respaldo de su partido, el Frente de Izquierdas, y del Partido Comunista de Francia.

Y una gran facción de los ecologistas tampoco se adhirió a las primarias socialistas, por lo que organizaron las suyas propias, de las que resultó vencedor el eurodiputado Yannick Jadot.