10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
31°
Domingo
Mayormente nublado
19°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 29 de septiembre de 2016, 17:34

Los sindicatos salvadoreños exigen aumentos salariales en el presupuesto de 2017

San Salvador, 29 sep (EFE).- Sindicatos de trabajadores públicos de salud, educación y de la Policía marcharon hoy por las principales calles de San Salvador para pedir a la Asamblea Legislativa rechazar el proyecto de presupuesto general de 2017, si este no incluye partidas para pagar sus reivindicaciones.

La portavoz del Sindicato de Trabajadores de la Salud (Sitrasalud), Silvia Navarrete, explicó que el Gobierno les ha "cerrado las puertas", por lo que piden al Parlamento que no apruebe el presupuesto si no incluye los fondos para los aumentos salariales establecidos por ley y adeudados desde el año pasado.

"El Gobierno no quiere pagarnos lo que la ley establece (...) le hemos propuesto que haga recortes en otras instituciones para solventar nuestra problemática o que recorte los viajes oficiales al exterior, que no malgaste el dinero en viáticos y combustibles para los altos funcionarios", dijo Navarrete a periodistas.

Subrayó que el pago de los aumentos de acuerdo con una Ley de Escalafón de 1994, beneficiará en el sector salud a más de 28.000 trabajadores públicos, a quienes se les adeuda desde el año pasado.

La Ley del Escalafón de salud establece un aumento del 3 % anual por antigüedad y del 5 % máximo por méritos por desempeño, para un total del 8 % cada año.

Actualmente, el sueldo base de los médicos es de 969,15 dólares mientras el de los enfermeros es de 585,15 dólares.

La misma demanda es la de los educadores, según explicó a Efe el portavoz del Sindicato de maestros y maestras de la Educación pública de El Salvador, Franciso Zelada, quien dijo que el Gobierno no ha cumplido su promesa de un incremento salarial.

El gremio pide a los diputados del Congreso que "emitan un recomendable" al ministro de Educación, Carlos Canjura, para que cumpla el incremento salarial que anunció al magisterio en el 2014.

"El ministro (Educación) nos prometió que durante su periodo (de 5 años) incrementaría el salario de manera escalonada en un 50 %, pero es algo que no se ha dado, tampoco se ha hecho efectivo el pago de los incentivos económicos de 293 dólares que se tienen que dar en junio y diciembre de cada año", explicó.

En declaraciones anteriores Zelada ha expresado que "en dos años de Gobierno, solamente se les ha aumentado el 5 %" del sueldo, cuya base es de 570 dólares.

El representante del Sindicato de los Trabajadores de la Policía, Marvin Reyes, destacó que educación, salud y seguridad son los "pilares" fundamentales en un Gobierno, sin embargo, el Ejecutivo les ha "vulnerado sus derechos al no solventar su situación económica" y mantenerles un sueldo mínimo de 424 dólares.

"Nos hemos unido para exigirle al Gobierno que cumpla lo que nos ha prometido y que deje de malgastar el dinero del pueblo", agregó en declaraciones a Efe el dirigente policial, cuyo gremio marchaba encapuchado por medida de seguridad y para evitar represalias de las autoridades.

Los tres sindicalistas coincidieron en que si el parlamento no hace "presión" para que el Gobierno cumpla, podrían suspender totalmente las clases y los servicios de salud, y disminuir el número de agentes en las tareas de Seguridad del Ejecutivo, que ha extremado las medidas ante el aumento de la violencia.

La manifestación salió desde la plaza Gerardo Barrios, en San Salvador, y se desplazó hasta las instalaciones del Congreso, donde un grupo de más de 50 agentes de la Unidad del Mantenimiento del Orden (UMO) de la Policía les impidió el ingreso.

Un grupo de diputados del partido opositor Alianza Republicana Nacionalista (Arena), encabezado por el parlamentario René Portillo Cuadra, salió a conversar con los sindicalistas y una comisión de los tres sectores ingresó al Congreso para abordar cada una de las problemáticas, sin que se diera acceso a la prensa.