18 de agosto
Viernes
Parcialmente nublado
20°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
10°
22°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 6 de abril de 2017, 09:25

Los republicanos preparan una maniobra para votar por el candidato de Trump al Supremo

Washington, 6 abr (EFE).- Los republicanos del Senado de EEUU se preparan para activar hoy una maniobra que les permita votar este viernes la confirmación de Neil Gorsuch, el candidato del presidente, Donald Trump, a ocupar un puesto vitalicio en el Tribunal Supremo del país.

La maniobra, conocida como "opción nuclear", tiene como fin evitar las acciones de "filibusterismo" emprendidas por la minoría demócrata del Senado para evitar la votación de Gorsuch para cubrir el asiento que lleva más de un año vacante en el Supremo.

Esta es la primera vez que se usará para la confirmación de un candidato al Supremo la llamada "opción nuclear", una norma aprobada en su día por los demócratas y que permite respaldar una nominación por mayoría simple de 51 votos, en vez de los 60 habituales.

Ante la maniobra de "filibusterismo" de los demócratas para impedir la votación, el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, anunció que hoy tratarán de conseguir los 60 votos que necesitan en una primera votación para poder confirmar después a Gorsuch y, de no conseguirlos, recurrirán a la "opción nuclear".

Se da por descontado que los republicanos fracasarán en ese primer intento, dado que solo cuentan con el apoyo de 56 legisladores, 52 de su partido y apenas cuatro demócratas, que se han mostrado dispuestos respaldar a Gorsuch en ese voto inicial.

Tras la aprobación el pasado lunes de la candidatura de Gorsuch por parte del Comité Judicial del Senado, McConnell activó el proceso para que el pleno del Senado se pronunciara sobre su designación esta semana, lo que dio paso al "filibusterismo" de los demócratas para entorpecer la votación.

El motivo es la irritación de los senadores demócratas por la negativa de los republicanos a someter a votación al nominado por el expresidente Barack Obama en marzo de 2016 para ocupar esa vacante.

Obama nominó al juez Merrick Garland para ocupar el puesto dejado vacante por el fallecimiento del juez conservador Antonin Scalia un mes antes, pero los republicanos se negaron a celebrar una audiencia para estudiar su candidatura durante una cifra récord de 293 días con el argumento de que no tenía sentido aprobarlo en año electoral.

De ese modo, los demócratas han mostrado su rechazo aprovechando que el Senado no impone límites al tiempo que puede hablar uno de sus legisladores en el pleno, y una vez que uno comienza un discurso, normalmente no puede ser interrumpido.

Pero a diferencia de otras maniobras de "filibusterismo" que en el pasado lograron retrasar lo suficiente una votación para que vencieran los plazos reglamentarios y se archivase la iniciativa, el procedimiento iniciado por McConnell impide que eso ocurra esta vez.

Dentro de esta maniobra, el senador demócrata Jeff Merkley terminó este miércoles un maratoniano discurso en el pleno contra Gorsuch que había comenzado en la tarde del martes y que duró más de quince horas, convirtiéndose en una de las diez alocuciones más largas que se recuerdan en el Senado desde 1900.

Pese a que la iniciativa estaba destinada al fracaso debido a la anticipación de McConnell, Merkley dijo que esperaba que su maratoniano mensaje llegara a "algunos corazones" porque con este nombramiento "hay demasiado en juego".

Una vez que McConnell active hoy la "opción nuclear", habrá otras 30 horas de debate, por lo que se espera que, pese a los esfuerzos de los demócratas, este viernes llegue la confirmación final de Gorsuch por mayoría simple.

Gorsuch, de 49 años, es un firme defensor de la pena de muerte y opuesto a la eutanasia, y aplica la ley conforme a la corriente del "originalismo", una doctrina judicial según la cual la Constitución debe interpretarse como lo harían sus autores del siglo XVIII y no conforme a los cambios de la sociedad actual.