26 de junio
Lunes
Mayormente nublado
20°
28°
Martes
Parcialmente nublado
19°
28°
Miércoles
Mayormente nublado
17°
28°
Jueves
Mayormente nublado
16°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 21 de marzo de 2017, 01:27

Los republicanos introducen cambios a su ley sanitaria ante la oposición interna

Washington, 21 mar (EFE).- Los dirigentes republicanos de la Cámara de Representantes de Estados Unidos introdujeron en la noche del lunes algunas enmiendas a la propuesta de ley sanitaria destinada a reemplazar a "Obamacare", para convencer así a sus congresistas díscolos.

El paquete de enmiendas pretende satisfacer tanto al sector ultraconservador, que considera insuficientes los cambios de la reforma republicana, como al moderado, que teme dejar a millones de estadounidenses sin cobertura, dos grupos que amenazan la primera gran iniciativa legislativa del presidente Donald Trump.

Por un lado, las enmiendas dan a los estados más competencias para administrar la reforma en detrimento del Gobierno federal y por el otro ofrecen ayudas a las personas mayores para adquirir un seguro, dado que serán uno de los grupos más afectados por la derogación de la ley sanitaria que impulsó el anterior presidente, Barack Obama.

Los cambios, sin embargo, no aseguran aún la aprobación de la medida en el Congreso, que empezará a debatirla esta semana.

Trump, de hecho, visitará este martes por la mañana el Congreso para reunirse con los congresistas republicanos.

La bancada republicana está negociando desde hace dos semanas el contenido de la ley para poder someterla primero a votación en el pleno de la Cámara de Representantes y que después pase al Senado, donde la mayoría republicana es más estrecha y encontrará aún más dificultades.

El sector más ultraconservador de la Cámara de Representantes ha manifestado sus objeciones sobre la propuesta actual, impulsada por el presidente de la Cámara baja, Paul Ryan, mientras que los más moderados temen también que los recortes que plantean para el acceso a la salud de los más pobres les causen problemas en sus distritos.

La Oficina no partidista de Presupuesto del Congreso (CBO, en inglés) ha calculado que el plan republicano dejaría sin seguro a 14 millones de personas en apenas un año, cifra que ascendería a 24 millones en una década.