4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 6 de agosto de 2016, 06:19

Los rebeldes yemeníes forman un nuevo consejo político para gobernar el país

Saná, 6 ago (EFE).- Los rebeldes hutíes y el partido del expresidente yemení, Ali Abdalá Saleh, formaron hoy un consejo conjunto para dirigir el país, en desafío al Ejecutivo reconocido internacionalmente del mandatario Adbo Rabu Mansur Hadi.

En una ceremonia celebrada en un hotel del centro de la capital, Saná, los dos grupos rebeldes anunciaron los nombres de los miembros del denominado Consejo Político Supremo, que está integrado a partes iguales por ambos movimientos.

Los hutíes y el Partido del Congreso Popular General se turnarán periódicamente en la presidencia y vicepresidencia, cargos que serán designados en una reunión que está previsto acontezca hoy mismo.

El anuncio fue hecho en medio de fuertes medidas de seguridad por miedo a que los reunidos pudieran ser objetivo de los bombardeos de la coalición árabe liderada por Arabia Saudí, que interviene en el Yemen contra los rebeldes.

El Consejo Político Supremo sustituirá la Comisión Revolucionaria Suprema, órgano ejecutivo de los hutíes que gobierna el Yemen desde que estos asumieron el control de Saná en septiembre de 2014.

La formación del nuevo consejo es el resultado de un acuerdo firmado por los hutíes y sus aliados el pasado 28 de julio en Saná.

Entre los miembros más destacados figuran el presidente del consejo político de los hutíes, Saleh al Samad, y el responsable de seguridad del movimiento, Yusuf al Fichi.

Asimismo, figura el vicepresidente del Partido de Saleh, el jeque Sadeq Amin Abu Ras y un miembro de la comisión central del partido, Jaled al Dini.

El objetivo del Consejo es el de "proteger el interés nacional en los aspectos militares, políticos, de seguridad y económicos", así como "mantener la unión de la patria y la integridad de su territorio".

Otro fin es el de "unificar los esfuerzos para afrontar la agresión saudí y gobernar el país", según el acuerdo alcanzando por los rebeldes.

La ONU, que intenta mediar entre los rebeldes y el Gobierno yemení para poner fin al conflicto armado en el Yemen, condenado anteriormente la creación de este nuevo organismo.