17 de agosto
Jueves
Despejado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente nublado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 16 de abril de 2017, 03:40

Los opositores achacan al Gobierno sirio la responsabilidad del ataque contra el convoy

El Cairo, 16 abr (EFE).- Varios grupos y organizaciones opositoras acusaron hoy al Gobierno de Damasco de estar detrás del atentado de ayer contra un convoy de evacuados cerca de la ciudad de Alepo (noroeste), donde 43 personas murieron, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El opositor Comité Político de la provincia de Idleb recordó que la explosión se produjo cuando los autobuses con desplazados de los pueblos de mayoría chií de Fua y Kefraya estaban aparcados en Al Rashidín, al oeste de Alepo y que separa las áreas en poder rebelde de las que están en manos de las autoridades.

En un comunicado, dicho comité recordó que esos autobuses estaban escoltados por vehículos de los rebeldes, cuando un coche bomba estalló, causando la muerte de civiles, insurgentes y de personal médico que acompañaba la caravana.

El comité acusó en su nota al "régimen de estar detrás del ataque para distraer al mundo de sus crímenes horribles, incluida la masacre de Jan Shijún", en referencia al supuesto bombardeo químico contra esta población del pasado 4 de abril.

Asimismo, pidió a la comunidad internacional que intervenga para proteger a los civiles.

El Organismo Político de las Fuerzas de la Revolución, la Coalición de Jóvenes de Tribus Árabes y la Agrupación de Oficiales Libres -todos ellos adscritos a la oposición- también culparon al Ejecutivo sirio.

En un comunicado, esos tres grupos afirmaron que "el régimen criminal es el responsable de la seguridad de los desplazados" y aseguraron que con este crimen quiere ganarse "los sentimientos de los estados europeos".

Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada liderada por milicias kurdas, también reaccionaron ante el atentado y subrayaron en una nota que "atacar a civiles desplazados con esa brutalidad es un crimen contra la humanidad".

Para las FSD, "está claro que un régimen tan intransigente como el del Baaz (el partido gobernante en Siria), que no desea una solución pacífica, democrática y política a la crisis Siria, y una oposición bajo tutelaje exterior, que continuará confiando en agendas extranjeras, han llevado al país a este nivel".

Las FSD atribuyeron tanto a los opositores como a las autoridades la responsabilidad de los crímenes en el territorio sirio.

Ayer la agencia de noticias oficial siria, SANA, informó de que el atentado había sido perpetrado por "terroristas" sin ofrecer más precisiones.

Fua y Kefraya, localizados en la provincia de Idleb, están sitiados por grupos islámicos entre los que figura el Organismo de Liberación del Levante, exfilial siria de Al Qaeda.

La evacuación de civiles y milicianos de Fua y Kefraya se está llevando a cabo en virtud de un acuerdo alcanzado en marzo entre el grupo chií libanés Hizbulá e Irán, aliados de Damasco, y la facción siria Ejército de la Conquista, y que fue auspiciado por Catar.

El pacto incluye también una evacuación similar de civiles y milicianos de las localidades de Madaya y Al Zabadani, al noroeste de Damasco y rodeadas por los leales al presidente sirio, Bachar al Asad.