7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
24°
31°
Jueves
Tormentas
22°
28°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Muy nublado
20°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 18 de noviembre de 2016, 10:13

Los neoyorquinos liberan su estrés y sus frustraciones en un mural del metro

Nueva York, 18 nov (EFE).- Mensajes de reivindicación, otros para levantar el ánimo, promover la unidad o el amor, o dirigidos contra el presidente electo de EE.UU., Donald Trump, han abarrotado una gigantesca pared de una estación de metro de Nueva York.

Miles de personas que diariamente van y vienen como hormigas en la estación de Union Square, punto de transbordo de varias líneas del metro, detienen su paso en uno de sus pasillos, creando gran congestión, para expresar sus sentimientos con los últimos comicios en una pared que se ha convertido en la "terapia del metro".

Aunque muchos de los mensajes están en inglés, los hay también en español, francés y otras lenguas, y la mayoría comparte un mismo sentimiento de rechazo a la elección de Trump y sus anunciadas políticas de deportación de inmigrantes, restricciones contra musulmanes o construir un muro en la frontera con México.

"Fuera Trump", "Trump es presidente de nada", "Dios bendiga la diversidad", "No tiene derecho a quitarme mis derechos como transexual", "Hillary merecía más y nosotros también", dicen algunos de los mensajes.

"Necesitamos a Bernie ahora", "Tengo miedo por el futuro de la hija que tendré" o "Amo a musulmanes" son otros de los mensajes en el ya famoso mural, ante el que algunos se detienen por curiosidad.

La idea de expresar sentimientos de esa forma surgió de Matthew Chávez, un artista de 28 años, y todo comenzó hace seis meses, cuando decidió colocar una pequeña mesa con el letrero "Terapia del metro" y dos sillas en otro largo pasillo de esa concurrida estación, a la que acude varios días de la semana.

La idea, dice, es que neoyorquinos y visitantes pudieran conversar o desahogarse con él.

Chávez asegura a Efe que ha sido como "un médico para el alma" al que le han contado "de todo", que va desde asuntos de relaciones personales o sus vidas, y luego de las elecciones, decidió que escribieran también un mensaje, sin especificar un tema.

"Este es el primer mural", dijo al referirse al lugar donde continúa acudiendo a conversar con el público, y agregó que "no se trata de las elecciones, sino de la gente en Nueva York, residentes o visitantes, sintiendo menos estrés", al poder expresar lo que sienten.

"Pero, después de las elecciones, mucha gente quería expresarse de una manera no violenta, inclusiva, y pacíficamente", señaló y recordó que decidió comenzar a conversar con los usuarios del metro "para que la gente pudiera sacar su estrés de manera rápida".

Después de los comicios que dieron la victoria a Trump, Chávez pidió a quienes se detenían simplemente que escribieran un mensaje, para lo que les dio pequeñas hojas de variados colores.

Hasta el momento ha recopilado 12.000 mensajes de su mural, que recoge diariamente y ha ido colocando en la página web de la "terapia del metro", y que en general no hablan del tema electoral.

"Nunca dije 'hablen de las elecciones'. Pero lo que ocurrió es que esto (la idea) creció en San Francisco, en Seattle, en Boston" desde donde, dice, recibió mensajes de otros que querían hacer lo mismo.

En Nueva York, el hogar de Trump, la idea fue adoptada primero por un desconocido, quien dejó pequeñas libretas con papeles de colores en otro punto de la misma estación.

Hay mensajes como el del mexicano Hugo Sánchez, que pide "No más fronteras".

"No tiene por qué existir un muro para dividir familias, todos cabemos en este mundo. Antes ha habido otros, como el de Berlín (1961-1989). Estamos en el 2016 y parece que no ha pasado el tiempo porque se quiere construir otro. No quiero que me separen de mi hijo", dijo Sánchez en relación a la propuesta de Trump para detener la emigración indocumentada.

Sánchez, que aseguró vive con miedo e incertidumbre tras las elecciones, señaló que siente "tristeza porque a mucha gente se le vino el mundo abajo".

Los mensajes provienen de gente de todas las edades, de diversos grupos étnicos o religiosos e incluso del gobernador Andrew Cuomo, que también sacó de su tiempo para expresarse.

"Nueva York mantiene su antorcha en alto", dice el mensaje del gobernador, que acompañó con una estrofa de un poema.

Ruth E. Hernández Beltrán