8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 23 de agosto de 2016, 06:40

Los interrogantes salpican al Reino Unido a dos meses del "brexit"

Londres, 23 ago (EFE).- Cuando se cumplen dos meses hoy del referéndum en el que los británicos votaron a favor del "brexit" (la salida del Reino Unido la Unión Europea), la cuestión plantea un sinfín de incógnitas mientras se especula con las fechas en que se formalizará ese divorcio.

El pasado 23 de junio, un 52 % de ciudadanos se posicionó en las urnas porque este país se desligara de Bruselas a fin de "recuperar el control" de sus fronteras y su legislación frente a un 48 % partidario de seguir en el bloque comunitario.

Ocho semanas después, los analistas hablan de "incertidumbre" y creen que el Gobierno de Theresa May -al frente de Downing Street tras la dimisión de David Cameron tras el "brexit"- no está "preparado" para gestionar el complejo proceso ante la ausencia de directrices.

"Ella (May) misma fue una partidaria 'tibia' de continuar (en la UE) y ninguno de los abanderados del 'brexit' tenía diseñado un camino claro, indicando lo que esto realmente implicaría", dijo a Efe el experto en Política y Unión Europea de la Universidad de Londres (UCL) Nick Wright.

En cuanto al impacto político, el analista cree que el Ejecutivo "aún está preparando su posición frente a las negociaciones (con la UE), lo que significa que el Gobierno mismo todavía debe ponerse de acuerdo antes de invocar el Artículo 50", requisito necesario para efectuar la salida en un periodo de dos años.

Otro obstáculo que plantea ahora este divorcio es judicial, porque hay un sector que defiende que el Gobierno no tiene derecho, constitucionalmente hablando, a invocar el citado artículo sin una aprobación específica del Parlamento.

Por su parte, el economista Derek Brown, analista británico en Servicios Financieros, señaló hoy a Efe que tras la votación, este país se ha sumido en "una inquietante calma", que atribuye a las vacaciones estivales, después de la "conmoción de los mercados y las turbulencias políticas" posreferéndum.

El experto anticipa que "los efectos reales en la economía tardarán mucho más en materializarse" y que este otoño el país deberá "afrontar la realidad" y sus políticos "centrarse en definir cómo quedará el Reino Unido en un futuro post-brexit".

Algunos diarios británicos coinciden en criticar la falta de preparación de las dos nuevas carteras creadas por May: el departamento para el "brexit", liderado por David Davis, y otro destinado a comercio internacional, frente al que está Liam Fox, que están retrasando la contratación de personal cualificado.

Queda por definirse además el modelo de relación comercial que Londres pretende entablar con el bloque común, donde la posibilidad de acceder al mercado único es uno de los puntos espinosos, ya que los líderes europeos demandan en contrapartida la libre circulación de personas, algo a lo que el Reino Unido se niega.

Los analistas opinan que Londres debe redactar nuevas legislaciones que regulen áreas comunes como la agricultura o la pesca a fin de evitar un vacío legal cuando deje de aplicarse la normativa europea.

Por su parte, Bruselas quiere que este país acelere su marcha en aras del interés de los otros 27 aunque el Gobierno de May anunció el viernes que no iniciará las negociaciones antes de fin de año.

La primera ministra ya había indicado que no tiene intención de invocar el Artículo 50 hasta diciembre o principios de 2017, lo que fijaría la fecha del "brexit" para comienzos de 2019.

Si el Gobierno lidia con varios frentes abiertos, el triunfo del "brexit" sacude también las filas del opositor partido laborista, inmerso ahora en un proceso de elecciones internas para decidir quién será su próximo dirigente, que anunciará el 24 de septiembre.

Un 80 % de diputados se rebeló el pasado junio contra su líder, Jeremy Corbyn, ante su falta de pasión por defender la permanencia -línea oficial de ese grupo- durante la campaña del referendo.

En el plano económico, si bien los últimos datos oficiales revelaban que la economía británica mantiene una cierta estabilidad, el Banco de Inglaterra ha adoptado medidas drásticas para combatir los efectos del voto por abandonar la UE.

Así, la entidad bancaria anunció a principios de mes un recorte de los tipos de interés hasta el mínimo histórico del 0,25 % y una ampliación de su programa de estímulo económico.

Esas iniciativas responden a una ralentización de la economía nacional tras la consulta sobre la UE, que provocó un desplome inmediato de la libra, ya más recuperada.

En cuanto al futuro a medio plazo, según el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, no se espera que el Reino Unido caiga en recesión, como han vaticinado algunos expertos, pero sí se prevé "muy poco crecimiento" en la segunda mitad de este año.