9 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 8 de octubre de 2016, 03:58

Los interrogantes del "brexit" arrastran a la libra a mínimos de hace 31 años

Londres, 8 oct (EFE).- La libra esterlina ha tocado mínimos no alcanzados en tres décadas en una turbulenta semana en los mercados, donde los interrogantes acerca de que pueda ejecutarse un "brexit duro" siguen lastrando esa divisa.

La moneda británica ha seguido una trayectoria volátil desde el histórico referendo del pasado 23 de junio y experimentó el viernes un desplome momentáneo al caer más de un 6 % en los mercados asiáticos, hasta 1,18 dólares, pese a que luego logró recuperar terreno.

Si bien se desconoce la verdadera razón de esa acusada caída, algunos analistas creen que detrás figuran unas afirmaciones del presidente francés, François Hollande, publicadas por el Financial Times, instando a que la Unión Europea (UE) sea firme con el Reino Unido en sus negociaciones para efectuar la salida del bloque.

En este sentido, se ha especulado con que un algoritmo informático habría reaccionado automáticamente a los comentarios negativos del líder galo, provocando el salto al vacío de la libra.

Lo que parece claro es que el futuro "divorcio" entre Londres y Bruselas y las incógnitas que salpican a cuestiones clave para la economía nacional -y que el Gobierno de Theresa May aún no ha esclarecido- siguen manteniendo en vilo a los mercados.

En el reciente congreso anual del partido conservador, celebrado en Birmingham (centro de Inglaterra), la primera ministra anunció que la separación se iniciará oficialmente -con la necesaria activación del Artículo 50 del Tratado de Lisboa- antes de que termine el primer trimestre de 2017.

Tras fijar la fecha, la impresión de que May se decantará por lo que se ha venido llamando un "brexit duro" -abandonar la UE sin mantener el acceso al mercado único en pro de controlar la inmigración- ha sacudido a la libra en los últimos días hasta niveles no vistos en 31 años.

Entonces, en marzo de 1985, se registró el mínimo histórico frente al dólar, de 1,05 dólares.

Frente a cuál será la trayectoria que trazará en el futuro la moneda británica, Paul Sirani, analista jefe de la empresa Xtrade, consideró en declaraciones recogidas por Efe que "una postura razonable es esperar que la libra siga bajando hasta el próximo marzo".

Es entonces, agregó, "cuando deberían emerger las posturas negociadoras iniciales (de Londres y Bruselas sobre el "brexit") e indicar a los inversores su visión, o ausencia de ella, propulsando un Reino Unido independiente y su capacidad para enmarcar su futuro y venderlo a los inversores".

En líneas generales, los expertos coinciden en que una prolongada caída de esa moneda tendrá un impacto negativo en el consumidor británico, cuyo poder adquisitivo se resentirá notablemente.

Analistas del HSBC han vaticinado que la divisa británica llegará a caer, antes de que termine el año, hasta cotizar a 1,10 dólares y que podría valer tan solo 1 euro.

"La posibilidad de que la UE y el Reino Unido resuelvan sus diferencias y lleguen a un acuerdo amigable se presenta como un poco surrealista", opinó en este sentido el responsable de investigación de tipo de cambio extranjero David Bloom a la BBC.

El sector turismo se verá impactado, según los últimos análisis, que apuntan a que los turistas de este país tendrán, teóricamente, menos dinero para invertir en vacaciones mientras que los expatriados británicos sufrirán en lo tocante a sus salarios y pensiones.

Dentro de este contexto, el comercio exterior también preocupa, pues los productos exportados podrán venderse más baratos, lo que en principio les hace parecer más competitivos, pero ese supuesto beneficio podría quedar anulado si el Reino Unido abandona el mercado único y la UE impone tarifas a esas exportaciones.

Ante esta situación, el Banco de Inglaterra ha indicado que esa depreciación de la libra, que abarata las exportaciones británicas, contribuye a sostener el crecimiento de la economía nacional ante la incertidumbre generada por el "brexit".

Por otro lado, su pérdida de valor benefició esta semana los balances de las empresas extranjeras que cotizan en la Bolsa de Valores de Londres -que se disparó-, así como a aquellas compañías nacionales que operan parte de sus negocios en el extranjero.

En su último informe oficial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha ampliado la perspectiva de crecimiento para el Reino Unido en 2016 hasta el 1,8 % aunque, por contra, ha rebajado sus previsiones para 2017, cuando el producto interior bruto (PIB) se ralentizará hasta el 1,1 %.