23 de septiembre
Viernes
Parcialmente nublado con chubascos
17°
21°
Sábado
Chubascos
17°
25°
Domingo
Parcialmente nublado
21°
31°
Lunes
Parcialmente nublado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 2 de mayo de 2017, 03:51

Los grandes bancos aumentan los intereses hipotecarios para la vivienda usada en Pekín

Pekín, 2 may (EFE).- Ocho bancos chinos anunciaron un aumento de las tasas para los compradores de segunda vivienda, que se situará a partir de ahora en una cifra un 20 % superior a los tipos de interés de referencia marcados por el Banco Popular de China (BPC, central), informa hoy el diario económico Security Times.

Esta medida, efectiva desde el 1 de mayo, se une a la eliminación de los descuentos del 5 % en las tasas hipotecarias para los compradores de primera vivienda en Pekín, con el objetivo de seguir enfriando su mercado inmobiliario.

El analista inmobiliario Zhang Dawei explica que si un comprador pide ahora una hipoteca de 3 millones de yuanes (435.000 dólares, 399.000 euros), tendrá que pagar unos 2.000 yuanes (290 dólares, 266 euros) mensuales más.

Expertos citados por Security Times aseguran que desde el aumento del pago mínimo (entrada) para los compradores de una segunda propiedad del 50 % al 60 %, que entró en vigor el pasado 18 de marzo, el mercado inmobiliario pequinés se ha "enfriado notablemente".

De hecho, en abril el precio de las viviendas de segunda mano ha bajado un 6 por ciento intermensual, y el número de ventas ha caído un 35 %, situándose en las 16.902 por las 25.952 de marzo.

El precio medio del metro cuadrado de segunda mano se situó en 59.584 yuanes (8.640 dólares, 7.912 euros), un 6,8 % inferior al de marzo.

Esta tendencia también ha tenido su réplica en Shanghái, donde las ventas de vivienda nueva se situaron en abril en su punto más bajo de los últimos cinco años.

La reducción de la demanda y el aumento de la oferta pueden seguir reduciendo los precios en mayo y junio, según Hu Jinghui, el vicepresidente de Wo Ai Wo Jia, una de las principales inmobiliarias del país.

La escalada de los precios inmobiliarios, especialmente en las principales ciudades del país, ha alimentado los temores del estallido de una burbuja, por lo que las autoridades chinas iniciaron en octubre de 2016 una serie de medidas a nivel nacional y local para intentar controlar la situación.

Entre ellas, destacan las limitaciones a la compra de vivienda residencial, aumentos de los anticipos necesarios en las adquisiciones a crédito o una mayor oferta de terrenos para satisfacer la creciente demanda.

Sin embargo, la burbuja en grandes metrópolis chinas contrasta con la situación en localidades más pequeñas, donde hay grandes excedentes sin vender e incluso "ciudades fantasma" de bloques nuevos sin vender.