7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 9 de noviembre de 2016, 05:29

Los estadounidenses apoyaron la marihuana y la pena de muerte y rechazaron los impuestos

Washington, 9 nov (EFE).- Los estadounidenses aprobaron este martes en las elecciones la legalización de la marihuana en California, Massachusetts y Nevada, apostaron por mantener la pena de muerte en California y Nebraska, votaron a favor de subidas del sueldo mínimo y rechazaron incrementos generalizados de impuestos.

La autorización en California, donde la propuesta salió aprobada con cerca del 56 % de los sufragios, convierte a esta sustancia en legal en parte de la frontera estadounidense con México.

Centros de pensamiento como el Instituto Brookings han alertado de que la legalización de la marihuana tiene importantes consecuencias a nivel internacional, pues podría cuestionar la vigencia de los tratados sobre drogas de la ONU suscritos por Estados Unidos así como su política global antidrogas.

Además de California, Massachusetts aprobó la legalización con el 53,5 % de los votos y en Nevada logró el respaldo del 54 %. En Maine un referéndum similar conseguía un ajustado apoyo del 50,4 % con el 88 % escrutado.

Arizona, el quinto estado que llevaba la medida a las urnas este martes, la rechazó con el 52 % de los votos.

Con California, Massachusetts, Nevada e hipotéticamente Maine, ya serían ocho los estados en los que la marihuana con fines recreativos es legal, además de en el Distrito de Columbia.

Además, otros cuatro estados -Florida, Arkansas, Montana y Dakota del Norte- que llevaron a las urnas la legalización de la marihuana para uso medicinal, la aprobaron.

California y Nebraska llevaban a las urnas la abolición de la pena de muerte, un castigo que todavía contemplan 31 de los 50 estados del país.

Los californianos, que con unos 740 presos tienen el corredor de la muerte más poblado del país, rechazaron con un 54,5 % la abolición, mientras que en la conservadora Nebraska el 61 % decidió también mantener el castigo.

Igualmente en California, los ciudadanos rechazaron con el 54 % una medida que pretendía obligar al estado a negociar con las compañías farmacéuticas precios de los medicamentos con receta no superiores a los que paga el Departamento de Veteranos de EE.UU., un 25 % más baratos de media.

Las farmacéuticas habían invertido cerca de 110 millones de dólares en campaña opositora, la mayor cifra en propaganda de las 154 propuestas convocadas en 35 estados del país.

En Colorado, los ciudadanos aprobaron con cerca de un 65 % una medida que contempla la muerte asistida bajo determinadas circunstancias, como ya pasa en California, Oregón, Montana, el estado de Washington y Vermont.

Por lo contrario, rechazaron con el 79,7 % de los votos el llamado ColoradoCare, un sistema de asistencia sanitaria universal sin precedentes en el país y que tiene el apoyo del senador progresista Bernie Sanders.

También en Colorado, una medida para abolir de una vez por todas la "esclavitud" o "servidumbre involuntaria", que hoy en día todavía contempla su Constitución para los presos, fue rechazada por el 50,7 % de los ciudadanos, cuando se lleva escrutado el 78 % de los votos.

Arizona, Maine y Colorado aprobaron con abrumadoras mayorías elevar el salario mínimo a 12 dólares la hora, lejos de los 7,25 dólares la hora que desde hace siete años tiene congelados el Congreso a nivel nacional.

El incremento salarial en el estado de Washington, por su parte, alcanzará los 13,50 dólares la hora.

La mayoría de estados -Dakota del Norte, Misuri y Colorado- que llevaron a las urnas una subida del impuesto al tabaco, fracasaron. Tan solo los californianos aprobaron un incremento de 2 dólares la cajetilla.

Los ciudadanos del estado de Washington, además, rechazaron con casi el 60 % un impuesto sin precedentes en Estados Unidos que pretendía instaurar un gravamen para las emisiones de dióxido de carbono, una medida inspirada en la vecina Columbia Británica (Canadá) que la implementó en 2008.

En Nueva Jersey, el 78 % los votantes decidieron mantener el monopolio del juego para la decaída Atlantic City con su rechazo a la construcción de dos nuevos casinos en otras ciudades.

Finalmente, más de un 54 % de los californianos se mostraron contrarios a imponer el uso del preservativo en las películas para adultos, una medida con la que la industria pornográfica había amenazado con trasladarse a Florida.

Más allá de las 154 propuestas estatales, el 86 % de los ciudadanos del Washington, la capital de EE.UU., dieron luz verde a la redacción de una Constitución para el Distrito de Columbia como primer paso para constituirse en el estado número 51, algo que eventualmente debería validar el Congreso.