8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Especiales
sábado 30 de julio de 2016, 10:54

Los diez años de Kchiporros

A lo largo de diez años, el grupo Kchiporros se encumbró como una de las agrupaciones más populares del Paraguay. En esta entrevista, sus integrantes recuerdan sus inicios, las giras y los cambios por los que atravesó su sonido.

Por José Biancotti | jbiancotti@uhora.com.py

El inicio

La popularidad de Kchiporros aumentó luego de que sus integrantes se formaran con la experiencia de las giras y la grabación de discos. Este camino comenzó en 2006.

En aquel periodo ninguno tenía planes de dedicarse plenamente a la música, pero "había un interés real" hacia ella, a pesar de que no comprendían lo que significaba formar parte de una banda, según Roberto Chirola Ruíz Díaz, vocalista de la banda.

El cantante se liberó de algunos sentimientos escribiendo canciones y luego se unió a sus amigos para grabarlos y difundirlos a través de los backtones de una compañía. Fue así como iniciaron hasta dar con su primer show, el 25 de noviembre de ese año.

"Éramos muy amigos de los dueños de la discoteca El Santo y, en un asado con ellos, se les hizo escuchar 'La bandida' y les gustó. Pasaron el tema en el boliche, llegó a la radio y nos invitaron a tocar en el aniversario", recordó Germán Lesme, manager del grupo.

La idea de que subirían a un escenario les causó inseguridad, pero eso no impidió que se reunieran dos meses antes para ensayar. Y cuando llegó la fecha del concierto, subieron y tocaron aún pensando en sus temores, según el baterista, Fernando Peyrat.

Fue la primera experiencia que los introdujo a un ambiente que hasta ese momento desconocían. "Pasamos muy bien aquella vez y de ahí surgieron más shows, entró el primer manager y de ahí no paramos", aseguró Peyrat. Pronto sonaron en las radios y fueron captados por los medios de comunicación, que cubrieron parte de su ascenso.

Embed

La exposición

La prensa amarillista de Paraguay pronto captó que la agrupación reunía algunas características (el ritmo y la imagen) que la hacían accesible al público popular.

"No esperábamos eso, esa popularidad, y por un lado estuvo bueno porque muy rápido nos dimos cuenta de la naturaleza de las cosas", dijo el vocalista, a quien personalmente no le atraía bastante la idea de salir en los medios con frecuencia.

"Aprendimos que el ego y la fama son malos y fuimos cuidando ese espacio nuestro; ahora somos muy accesibles y nos gusta intercambiar con la gente", refirió.

Los diarios publicaban aspectos positivos y negativos sin siquiera confirmar la veracidad de algunas noticias. "A veces mentían publicando cosas como que éramos de otra escuela (musical) o que nos echaron de un hotel en México", recordó Peyrat.

El vocalista, por su parte, recuerda este periodo como un momento de aprendizaje caracterizado por el hecho de que "no sabían nada de nada y todo el mundo quería un pedazo" de ellos, y "aunque a la prensa la encantaba poder usar y manipular la imagen del grupo para vender o lo que sea", eso les ayudó a conocer la naturaleza mediática.

La exposición sirvió para que los seguidores tuvieran un contacto cercano a una de las bandas de cumbia pop más frescas del momento, que con pocos hits logró hacerse oír por el público de Asunción y el interior. Esto los motivó a seguir adelante como grupo.

Pronto recibieron invitaciones para ir a festivales internacionales y conocieron a Mariano Negro Franceschelli y Martín Mosca Lorenzo, de Los Auténticos Decadentes, quienes produjeron los discos: Guaraní cool, Kchiporros y Kchiporros 3D.

Un año después de su inicio, en 2007, publicaron su primer material y crearon su propio sello discográfico, 4Kcho Records, con el que actualmente se encargan de producir los discos de grupos como Villagrán Bolaños, Pipa para Tabaco y Britranchera.

Embed

Las giras

Uno de los primeros shows que ofreció Kchiporros en el extranjero se registró en 2009, en la ciudad de Santa Cruz (Bolivia), cuando todavía no eran una banda muy "sólida".

Aquello fue algo "muy especial", según el manager, porque a pesar de contar con pocos seguidores, sintieron una buena recepción y lo pasaron "increíble". Luego continuaron cruzando las fronteras, yendo hasta Perú, Colombia, Bolivia, Argentina, Uruguay, España, Estados Unidos y México, donde hicieron una gira en 2010 con Los Caligaris.

Entre los escenarios que incluyeron en la gira mexicana se encontraba el popular Palacio de los Deportes, donde, según Lesme, el grupo tocó ante miles de personas.

En México también contactaron con el sello independiente Pepe Lobo Records. Fue en el año de la gira donde nació el tercer CD de la banda, que es percibido por sus integrantes como un disco que "refleja la madurez" que alcanzaron a la fecha.

Uno de sus temas más populares, "Ruta 1 y ruta 2", se incluyó en aquel material.

Embed

Otro hito fue el concierto realizado en el escenario principal del Vive Latino, en marzo de 2013. Aquel periodo, aunque fue muy "rico creativamente", también supuso dificultades porque en ese entonces todavía no contaban con mucho presupuesto.

"Recuerdo que una vez", dijo Lesme, "fuimos a un departamento y debíamos levantarnos a las 6.00 para salir a las 9.00 porque había un solo baño y debíamos turnarnos. No había lugar para los doce, así que había colchones tirados en el piso".

Además de afianzar la relación entre el público mexicano y la banda, el periodo en aquel país le sirvió al vocalista para terminar de componer los temas de un disco solista. "Estuve con eso en Tepotztlán, un pueblo mágico, como le dicen allá", recordó.

De estas giras resultaron nuevas experiencias y la mirada por parte de los integrantes hacia nuevos ritmos que se mezclaron en el cuarto disco: Sr. Pombero (2012), un material producido por Matíaz Chávez Méndez, ex integrante del grupo Árbol y responsable de producir materiales para artistas como Gustavo Cordera y Fidel Nadal.

Embed

Los cambios

La decisión de incluir esta mixtura de sonido urbano, ska bailable y pop, en el nuevo material creó un poco de incertidumbre porque temían que el público los abandonara al encontrarlos "diferentes". "Teníamos miedo de perder público", dijo Peyrat. "Recuerdo que había discutido con Chirola porque teníamos diferentes puntos de vista".

La primera duda importante, muy lejos de afectarlos, les permitió ser aceptados incluso por otro público al que no llegaban porque anteriormente eran escuchados por solo un sector. El cantante también había recibido influencias de Manu Chao y Calle 13, y proyecto le gustó porque "además de hacer bailar a la gente, decía verdades".

Era "un camino medio" entre lo alternativo y lo tropical, algo que el intérprete quería "muchísimo", pero que hasta entonces no había podido involucrar en las canciones. Otra movida clave para que el grupo se reconociera con nuevos sonidos fue el ingreso de Chávez Méndez, quien indicó los caminos que podrían seguir para evolucionar.

Los cambios, y un duelo personal, le dieron al vocalista el impulso necesario para trabajar en su grupo solista, La de Roberto, que nació en 2014 en forma de un disco llamado Hemisferios. El material se popularizó entre sus seguidores de tal manera que, en poco tiempo, se podía evidenciar en los shows que lo conocían de memoria.

"El disco realmente llegó a la gente porque creo que muchos experimentaron algunas de las cosas que se sienten en las canciones. Y creo que eso empatiza. Me parece que dejó una marca y me gustaría que en un nuevo disco sientan lo mismo", aseguró.

Embed

–Ustedes hablan de las relaciones en algunas de sus canciones y esa es una realidad que toca a mucha gente, ¿creen que esa es una razón de éxito?

–Germán Lesme: Lo que creo es que el contenido es muy genuino. De los chistes, la jerga, luego "Noche de soltero", "Ruta 1 y ruta 2", y toda la transición fue muy genuina porque era lo que en ese momento estábamos pasando y creo que la gente se da cuenta de lo que es genuino porque es coherente. Creo que no hay una fórmula de éxito. Nosotros nos vimos en la encrucijada de ver cómo reinventarnos disco a disco.

–Chirola Ruíz Díaz: Depende de la época. Porque en la primera época de la banda, que era súper popular y todo el mundo bailaba, algo que nos encantaba y era muy divertido, yo personalmente como intérprete no sentía una conexión con el público. Estaba haciendo mi trabajo y me movía. Pero cuando sentí, arriba del escenario, que una canción me hacía sentir increíble por lo que expresaba, al mismo tiempo en que veía cómo la gente sentía, todo cambió para mí. Ahora vivo buscando eso.
Por suerte, o no sé por qué razón, casi todos los temas que presenté funcionaron más de lo que esperaba, pero para llegar a eso hubo un proceso largo de buscar un idioma propio que tenga mi sello característico y a la vez que tenga el sello de la banda.

Embed

¿Piensan mucho en hacer algo que le gustará al público o solo se enfocan en producir lo que les gusta a ustedes como músicos?

Chirola Ruíz Díaz: Es una mezcla. Por suerte nosotros tenemos en la banda gente que piensa mucho en la parte comercial, hay otros que no piensan en eso y otros que están en un intermedio. Hoy en día sentimos que hacemos una música que nos gusta, sin hacer muchas concesiones, ni líricas ni rítmicas, y le gusta a la gente. Es casi perfecto. Obviamente, tiene que haber equilibrio, no puede ser exactamente como uno quiere. Se construye en conjunto.

A mí me toca despertarme todos los días para tratar de hacer canciones que puedan continuar este nuevo camino, porque es un un nuevo camino. No es la misma banda del comienzo que mucha gente conoce. Y ese es el desafío: seguir proyectando crecimiento. Ahora siento que acaba de nacer, porque se terminó de consolidar en lo que es hoy. Si se sintiera que buscamos dejar de crecer, no se sentiría bien.

¿Cómo vivieron el concierto masivo en la Costanera, en mayo de este año?

Fernando Peyrat: Hace rato queríamos hacer algo grande y todavía creo que estamos digiriendo eso. Y pagando (risas). Fue un gran trabajo. Por suerte, tuvimos mucho apoyo de Claro y Huawei, que se pusieron realmente y confiaron en el proyecto que les presentamos: una gira en las ciudades más importantes del país para toda la familia.

Germán Lesme: Eso arrancó en Pedro Juan Caballero y fue impresionante. Fuimos hasta Concepción, Ciudad del Este, Encarnación (donde hubo 25.000 personas) y aprendimos mucho a producir eventos. De este acontecimiento pensamos sacar un DVD donde se va a incluir el show en la Costanera y se incluirán cosas de la gira. También queremos sacar el audio en vivo para las plataformas digitales.

Embed

¿Cuáles son sus planes para celebrar sus diez años de aniversario?

Chirola Ruíz Díaz: Acabamos de estrenar el cuarto corte del último disco que se llama Sistema Solar. Es una versión en vivo del resumen de la gira de Los ojos rojos tour. Próximamente, vamos a lanzar la gira de diez años que tiene mucho que ver con esta entrevista, que es la gira de los diez años después. Porque no es lo mismo decir 'cumplimos diez años' que mirar lo que pasó diez años después de toda esa fantasía.
Por otro lado, creo que a finales de año vamos a lanzar un adelanto de lo que será el sexto disco, que se está trabajando muchísimo, pero todavía está en etapa de maquetas y seguimos eligiendo canciones y componiendo. Creo que tenemos que esforzarnos por hacer un disco súper diferente para no repetirnos.
Pretendemos que esta gira de diez años también nos lleve por unas diez ciudades. Y en marzo o abril pensamos publicar el sexto disco. También pensamos volver a México y tocar en Nueva York. Y también queremos grabar un nuevo DVD en vivo en México.

Embed