19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
13°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
11°
23°
Martes
Despejado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 13 de enero de 2017, 14:08

Los cubanos que cruzan Panamá piden a EE.UU. hacer una excepción con ellos

Panamá, 13 ene (EFE).- Los más de 70 cubanos que se encuentran en un albergue de Cáritas de la capital panameña pidieron hoy a Estados Unidos que haga una excepción con los que salieron de la isla antes de la derogación de la política migratoria "pies mojados/pies secos" y están cruzando Centroamérica.

"Solo pedimos que hagan una excepción con los que estamos en camino, en tránsito, que nos dejen seguir, que no apliquen la medida inmediatamente y nos den un plazo para llegar a Estados Unidos", indicó a Efe la joven Yancys Ricars, quien salió de Cuba a principios de diciembre junto a su madre y su hija.

EE.UU y Cuba anunciaron el jueves un acuerdo migratorio que elimina con efecto inmediato la política "pies secos/pies mojados", que se adoptó en 1995 y que daba a los cubanos la posibilidad de obtener la residencia permanente un año después de llegar a EE.UU, incluso si lo hacían ilegalmente, siempre que no fueran interceptados en el mar.

"Yo prefiero pasar mil veces la selva del Darién (frontera natural entre Colombia y Panamá) que volver a Cuba. ¡Que nos dejen llegar a Estados Unidos, por favor!", clamó el habanero Ulises Ferrer, quien llegó a este albergue con su hija de 4 años y su mujer embarazada hace casi dos semanas.

El nuevo acuerdo también puso fin a un programa de alivio migratorio que permitía solicitar asilo a profesionales médicos cubanos que abandonaran sus misiones internacionales o que cursaran estudios en el exterior, iniciado en 2006 y conocido como "Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos" (CMPPP).

"Ustedes son los que van a pagar los platos sucios de este acuerdo migratorio", dijo a los cubanos hospedados en el albergue panameño el director de la Pastoral Social de Cáritas Panamá, Víctor Berría.

La medida anunciada el jueves era una larga demanda del Gobierno de la isla, que busca frenar el éxodo de cubanos de los últimos años, agudizado a raíz del deshielo diplomático y que hace un año provocó una crisis humanitaria en Centroamérica.

Miles de isleños se quedaron entonces varados en Panamá y Costa Rica, porque Nicaragua les cerró la frontera alegando razones de seguridad nacional, y la situación llegó a ser crítica.

Según datos del Servicio Nacional de Migración de Panamá, el país centroamericano recibió en 2016 más de 27.000 migrantes irregulares, la mayor parte de ellos cubanos, aunque también haitianos, africanos y asiáticos.

En medio de la crisis migratoria, los cancilleres de 9 países latinoamericanos, lugares de tránsito de los migrantes, enviaron una carta al secretario de Estado estadounidense, John Kerry, en la que pidieron a EE.UU. revisar su política migratoria con relación a Cuba.

Actualmente, las autoridades locales calculan que los cubanos que están atravesando Panamá no superan los 200, casi la mitad de los cuales se encuentran en este albergue.

"El futuro de los cubanos deportados va a ser más negro todavía. No nos van a dar trabajo, nos van a dejar sin casa... No vamos a tener nada", denunció por su parte Osvaldo González.

Como parte del acuerdo, el Gobierno cubano se comprometió asimismo a recibir a todos sus nacionales deportados por tratar de entrar ilegalmente en Estados Unidos.

El Gobierno de Panamá no se ha pronunciado oficialmente sobre la situación actual ni el futuro de los cubanos que se encuentran en tránsito en el país.