4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 10 de noviembre de 2016, 15:32

Los Beckham animan a los chinos al consumo frenético en un "show" de Óscar

Shenzhen (China), 10 nov (EFE).- China esperaba hoy a Katy Perry, pero la cantante no apareció y en su lugar los chinos tuvieron a la familia Beckham al completo, a la leyenda del baloncesto Kobe Bryant y hasta a Scarlett Johansson. Todo para animar a los ciudadanos del país asiático al consumo frenético en el "Día del Soltero".

El empresario Jack Ma, el fundador del gigante chino del comercio electrónico Alibaba, se guardaba un as bajo de la manga. O quizá varios: este año quería que la fiesta que fundó en 2009, el conocido como "Día del Soltero" o "Doble 11", la que es hoy la mayor jornada de compras online del mundo, fuera más global que nunca y para ello echó mano de Hollywood.

Desde hace meses, Ma anunció a Katy Perry como la embajadora de esta fiesta del consumo, la estrella que lideraría la cuenta atrás en la ceremonia que Alibaba celebró en la ciudad sureña de Shenzhen, pero se truncaron los planes y la cantante canceló el viaje en el último momento.

Mientras los seguidores de Perry descargaban su frustración en internet echando la culpa a la victoria de Donald Trump -pues la cantante siempre apoyó a Hillary Clinton-, el dueño de Alibaba sonría entre bambalinas. No le faltarían nombres para que su "show" acaparara titulares.

Cuando cientos de periodistas desplazados a la ciudad de Shenzhen -la mayoría, locales- comenzaban a tomar posiciones, en escena aparecía la primera sorpresa: David y Victoria Beckham.

"Venir a China es como volver a casa para nosotros", decía sonriente la ex Spice Girl junto a su marido y tres presentadores que trataban de intercalar el mandarín y el inglés para que el público, alrededor de 4.000 chinos, no se perdiera nada del guión.

En cuatro horas de espectáculo, los asistentes cantaron, saltaron y utilizaron mucho sus móviles, pero no sólo para hacer fotografías a los famosos que iban apareciendo en el escenario sino también para participar en los múltiples juegos propuestos por Alibaba para conseguir descuentos en el "Día del Soltero".

Y es que el centro de la gala fue el gasto sin mesura, la locura que mantuvo a millones de personas pegadas a sus ordenadores o teléfonos esperando a que en China dieran las doce de la noche del jueves para lanzarse a por las gangas que se ofrecen en las plataformas de Alibaba y de sus competidores, como JD.

Para ello, Jack Ma trajo a los Beckham, pero también a la leyenda del baloncesto Kobe Bryant, cuyo tiro se puso a prueba con paquetes de correos (algunos de los casi 1.000 millones que se prevén repartir en los próximos días gracias al "Doble 11"), pero también a la banda One Republic y al productor estadounidense de ceremonias como el 88º Óscar, David Hill, que los unió a todos.

El espectáculo combinó la música tecno, convirtiéndose en una sala de discoteca por momentos, con desfiles de moda de los ángeles de Victoria's Secret, que mostraban más de lo que habitualmente se permite en un canal de televisión del -a veces- hermético país asiático.

La ropa entraba dentro del juego entre lo real y lo virtual que lidera Alibaba, pues cada prenda que aparecía en escena podía ser comprada de inmediato en internet, donde se retransmitió el evento.

La mayoría, no obstante, decidía esperar a que la gala se acabara y entonces, sí, comenzara de manera oficial el gran día de las ofertas.

Hasta un 50 por ciento en todo tipo de productos, desde prendas de Zara hasta ordenadores de Apple, se pueden conseguir con tan sólo un "click" en veinticuatro horas, si bien los más rápidos serán quienes se lleven los mayores descuentos.

El año pasado Alibaba consiguió mover en sus plataformas 14.300 millones de dólares (unos 13.300 millones de euros), y en la primera hora del "Día del Soltero" de este 2016 ya se habían superado los 5.200 millones de dólares (4.800 millones de euros).

De ahí que Jack Ma, una de las personas más ricas de China, jugara a convertirse en el mejor de los magos en su aparición a cinco minutos del cierre del espectáculo -y del comienzo de la locura consumista-, sacando de su baraja a la mismísima Scarlett Johansson.

Tamara Gil