9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
27°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
jueves 14 de julio de 2016, 01:00

Los baños neutros y la discriminación

Por Gustavo A. Olmedo B. - golmedo@uhora.com.py
Por Gustavo Olmedo

Esta semana, el alcalde de la ciudad de Nueva York (Estados Unidos), Bill de Blasio, anunció que los baños públicos ya no estarán separados por sexo (masculino-femenino), sino que serán "unisex" o "neutros". Con ello buscan evitar los símbolos alusivos al hombre y a la mujer en los accesos de los sanitarios, por ser calificados como discriminatorios.

Este argumento llama la atención. Es algo absurdo y hasta difícil de creer, pues no tiene lógica determinar que la alusión a una realidad propia de la naturaleza de ser humano, como el nacer o ser mujer o varón, sea considerada ofensiva, negativa y hasta discriminatoria. Siguiendo esta dirección, iremos dejando de llamar a las cosas por su nombre. Algo no está bien.

Aquí no se habla de negar sanitarios a personas transgénero –base de esta disposición legal, y que es una problemática que necesita ser atendida–, sino de lo poco razonable que es el pretender evitar símbolos que hacen mención a realidades tan claras y positivas en la sociedad, como la existencia de hombres y mujeres; exponerlos no debería ser calificado de esa manera; en todo caso agrego otras denominaciones.

Se trata de posturas que nacen de conceptos confusos difundidos por la ideología de género, muy en boga en todo el mundo y también en nuestro país, que desprecia los datos biológicos para afirmar que la diferencia entre hombre y mujer no es objetiva, sino solo una cuestión social, y la sexualidad una mera construcción cultural modificable al deseo y antojo de cada uno. Un exceso de teorización y muy poca observación.

Sin embargo, la biología no es un dato descartable por la simple percepción subjetiva; sino una riqueza que nos define. La corporeidad es la modalidad de ser persona. Tristemente para esta nueva "perspectiva de género", la realidad de la naturaleza estorba y debe desaparecer.

Por otro lado, está el hecho de que cuando esta disposición se extienda a las escuelas y colegios, según la intención de Barack Obama, estarán en jaque otros aspectos como la privacidad y la intimidad de niños y jóvenes, además de los riesgos de acoso y abusos. Aspectos que se tendrán que analizar abiertamente.

Cuando una ideología quiere imponerse por encima de la realidad, los datos de la naturaleza y hasta de la ciencia, inevitablemente, terminan defendiendo planteamientos irracionales y nocivos para el ser humano.