3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
27°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 27 de octubre de 2016, 11:02

Londres rinde homenaje al arte de Millares con su primera muestra en solitario

Londres, 27 oct (EFE).- Londres exhibe por primera vez una muestra en solitario del pintor Manolo Millares (1926-1972), considerado una de las más grandes figuras del arte español del siglo XX, en la galería Waddington Custot.

La selección, que abrirá al público el 29 de octubre y terminará el 18 de noviembre, hace un recorrido por las distintas técnicas que el pintor canario utilizó en sus obras abstractas, como quemar, rajar, coser o torcer sus lienzos.

La comisaria de la galería londinense, Jessica Ramsay, explicó a Efe que en la actualidad la capital británica está mostrando mucho interés por el trabajo de los pintores de posguerra europeos y que esa fue una de las razones por las que la galería se interesó por este artista.

"No podemos comprender que Millares nunca se hubiese expuesto en Londres antes", confesó Ramsay, quien llegó a describir este hecho como "un crimen".

La experta en arte subrayó que para Waddington Custot era lógico acoger esta muestra, ya que están especializados "en maestros contemporáneos del siglo XX", por lo que el cofundador del Grupo El Paso, movimiento vanguardista español que empezó en 1957, era idóneo para la galería.

La exhibición hace un repaso por tres diferentes décadas del trabajo abstracto del artista canario y abre con "Composición con dimensiones perdidas" (1954), un cuadro que está frente a la pieza más reciente de la selección, "Memorias de una excavación" (1970).

A pesar de los 16 años de diferencia entre ambas creaciones, las dos tienen algo en común: España.

La primera, según Ramsay, hace referencia a los paisajes españoles de la posguerra y es el único trabajo de la muestra londinense en el que el pintor no usó el color negro.

La ausencia de oscuridad hace que en la obra se pueda apreciar el lienzo y, por tanto, el granulado que este artista usaba en sus bases.

Asimismo, en este cuadro se pueden apreciar las marcas de las quemaduras que Millares realizó en la obra, efecto que "es como enseñar la parte de atrás", apuntó la comisaria.

Con respecto a la obra más reciente, "Memorias de una excavación", Ramsay afirmó que en este cuadro el artista hace referencia a las pinturas rupestres de las Islas Canarias.

Esta creación está compuesta por 12 lienzos cuadrados, recubiertos de negro, que aparentan ser pizarras en las que se escribieron y dibujaron mensajes diversos.

"Es como un trazo de tiza", describió la galerista, quién añadió que "él estaba escribiendo y luchando en su trabajo por los desapoderados". "Lo que enseña es parecido al grafiti, que a través de la historia ha sido una herramienta popular de protesta", matizó.

La oscuridad es un elemento clave en el trabajo del canario, que en opinión de la comisaria fue inspirado por las pinturas negras de Francisco de Goya.

"El rojo es el único otro color que usa, junto al blanco y al negro. Utiliza el negro como la oscuridad de la humanidad, la luz para la esperanza y el rojo parece la sangre de la gente", argumentó la comisaria.

Este color carmín se aprecia en la pieza que corona la sala principal de la galería, "Animal de fondo" (1965), una obra a la que el artista cosió diversos pedazos de telas convirtiendo el cuadro en una especie de escultura.

El resultado parece reflejar así una criatura marina manchada con distintos matices de rojos.

"Las profundidades del mar es algo que interesa mucho a Millares" comentó la experta, que arguyó que el artista estaba fascinado por la oscuridad del mar, así como por todo lo desconocido que se encuentra en el frío fondo marino.

Últimamente, la obra del artista español está teniendo repercusión en el Reino Unido, pues el pasado mes de junio en una subasta celebrada en Christie's el cuadro "Sin título" (1959) alcanzó el precio récord para el artista de 842.500 libras (1,01 millones de euros, en ese momento).

Sarah Yáñez-Richards