miércoles 23 de julio
Cotización del DÓLAR
G 4320
compra
G 4400
venta
DÓLAR
G 4320
compra
G 4400
venta
PESO AR
G 340
compra
G 390
venta
REAL
G 1820
compra
G 1890
venta
PESO UY
G 160
compra
G 250
venta
EURO
G 5850
compra
G 6050
venta
YEN
G 35
compra
G 44
venta
clima
23º C
Chubascos
Edición Impresa
País
viernes 29 de enero de 2010, 00:00

Lo que nos aparta de Dios

0
Imprimir Agrandar Achicar
La experiencia de la ofensa a Dios es una realidad. Y con facilidad el cristiano descubre esa huella profunda de mal y ve un mundo esclavizado por el pecado. La Iglesia nos enseña que existen pecados mortales por naturaleza que causan la muerte espiritual, la pérdida de la vida sobrenatural, mientras otros son veniales, los cuales, aunque no se oponen radicalmente a Dios, obstaculizan el ejercicio de las virtudes sobrenaturales y disponen para caer en pecados graves.

San Pablo nos recuerda que fuimos rescatados a un precio muy alto y nos exhorta con firmeza a no volver de nuevo a la esclavitud; hemos de ser sinceros con nosotros mismos, para evitar reincidir, avivando en nuestras almas el afán de santidad.

El pecado mortal es la peor desgracia que le puede suceder a un cristiano. Cuanto este se mueve por el amor, todo sirve a la gloria de Dios y para servicio de sus hermanos los hombres, y las mismas realidades terrenas son santificadas: el hogar, la profesión, el deporte, la política... Por el contrario, cuando se deja seducir por el demonio, su pecado introduce en el mundo un principio de desorden radical, que lo aleja de su Creador y es causa de todos los horrores que en él se encuentran.

0 Comentarios