17 de agosto
Jueves
Parcialmente nublado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
18°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
domingo 12 de febrero de 2017, 01:00

“Lo mío es toda una película... sobreviví”

Por Marisol Ramírez

mramirez@uhora.com.py

El libro A pesar de todo, de Leni Wiebe, se presenta hoy, a las 19.00, en el Club Deportivo Alemán (General Santos 948 casi Teniente Ruiz), con entrada gratuita.

Se trata de un material que relata la experiencia de recuperación de Andy Moreno Wiebe, sobrino de la escritora, cuya vida cambió drásticamente tras un accidente en motocicleta 11 años atrás.

El libro describe el proceso de lenta pero exitosa recuperación del joven, que hoy sonríe a la vida, a pesar de que un conductor imprudente lo dejó mutilado y al borde de la muerte.

“Tengo un sentimiento de orgullo de cómo salí adelante. En el libro hay testimonios de personas que vivieron esos dos meses que estuve en coma, sujeto a un respirador, cuando no me daban chances de sobrevivir”, comenta Andy Moreno.

Andy Moreno tenía 19 años cuando sufrió un accidente en su motocicleta, en inmediaciones de Mburuvicha Róga, donde un vehículo de gran porte hizo un giro indebido chocándole de frente.

El libro fue escrito por su tía, Leni Wiebe Harder, maestra y doctora en psicología educacional, y otros colaboradores.

“No fue un pedido mío (el libro), fue una decisión de ellos, lo que me genera gran alegría, y espero que cumpla con las metas que tenemos”, señala Andy.

Para el protagonista, quien sufrió quemaduras y pasó por más de 50 cirugías, este material “va a llegar a mucha gente”.

“En Paraguay es un tema común, accidentes de motocicletas, pero yo tengo la suerte de contar la historia. Los médicos no me daban chances de vida, luego dijeron que no volvería a caminar (le amputaron una pierna), y hoy soy una persona 100% independiente; es más, hago más cosas que no hacen otros con impedimentos físicos”, afirma orgulloso, recordando que practica natación, rugby y otros deportes.

Andy Moreno, a 11 años de su accidente, confiesa que en este tiempo ha pasado “de todo, desde tener una pistola en la boca hasta sonreír hoy. Doy charlas en colegios donde voy y cuento lo que pasó y lo bien que estoy ahora”, dice.

Andy tiene un nuevo cuerpo que le permite ser independiente, a pesar de que sufrió una amputación y tiene secuelas de quemaduras.

“A pesar de todo, pude salir adelante, terminar una carrera, diplomarme en el exterior. Hice varios videoclips motivacionales para Teletón, para Parigual y en redes sociales. Me gusta usar mis secuelas para motivar”, comenta.

En el presente inmediato, Andy quiere dedicarse más al deporte, jugar rugby en silla de ruedas, tenis, natación y básquet. “Aunque tenga 12 dientes menos, un creáneo de platino y casi quedé ciego de un ojo, pienso casarme y tener hijos, proyectarme económicamente y ayudar, así como me ayudaron”, afirma con energías Andy Moreno.