10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
31°
Domingo
Mayormente nublado
19°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
domingo 28 de agosto de 2016, 01:00

“Lo de la enmienda generaba una turbulencia política y le pusimos fin”

El senador de la ANR señaló que después de que su sector, conjuntamente con la oposición, hayan logrado enterrar las pretensiones políticas del presidente Cartes, este último se empeñará en destruirlo "de todas las formas que sean".

Por Patricia Vargas

TW: @patriciavargasq

El senador disidente de la ANR Mario Abdo Benítez habla del nuevo escenario que se presenta tras el envío al archivo del proyecto de enmienda constitucional que busca incluir la figura de la reelección en la Carta Magna. El ex presidente del Congreso admite que desde ahora espera que el oficialismo sea más duro que antes en sus ataques. Indicó que con este escenario, en las internas coloradas deberán competir contra el candidato del presidente Horacio Cartes, ya que el mandatario quedó fuera de carrera.

–¿Cuál es el análisis que hace sobre lo ocurrido el jueves en el Senado?

–Lo que se hizo fue utilizar una herramienta que tiene el Senado. Este tema de la enmienda creaba incertidumbre y generaba una turbulencia política y le pusimos fin. Había votos y se rechazó. Ya no queremos que esto de la reelección esté en jaque. Era muy importante que se defina porque los procesos electorales se están acercando y puede no ser sano que se mantenga en jaque a la ciudadanía.

–¿Por qué en jaque?

–Era como un elemento que se tenía para asustar a la clase política y consideramos importante tratar y darle un corte definitivo. Era un debate que no se acababa nunca. Ya ocurrió en todos los gobiernos el análisis de la reelección a través de la enmienda. Generaba una turbulencia política. Con esto está relativamente definido el escenario.

–El senador Galaverna no estuvo de acuerdo en la forma en que se planteó el proyecto el jueves. ¿Les dijo eso antes de la sesión?

–Sí. Él quería que estén los oficialistas, quería que ellos escuchen los argumentos, pero no se pudo.

–¿Cómo surge la idea de presentar un proyecto para luego rechazarlo?

–Veníamos hablando. No socializamos la idea porque eso iba a dificultar que salga porque iban a haber fuertes presiones políticas. Acá no hay que ser hipócritas. Es parte de una coyuntura.

–Con esta decisión el senador Fernando Lugo se jugó contra su propia intención. ¿Es así?

–Lugo dijo que iba a apoyar y fue el único que se quedó de su bancada dejando su interés personal de lado.

–El diputado Óscar Tuma dice que volverán a tratar el proyecto de enmienda en Diputados. ¿Es constitucional eso?

–Respeto las opiniones, pero llevar a cabo algo como eso sería una burla. Es muy clara la Constitución Nacional sobre eso. No se puede presentar hasta luego de un año calendario. Ahora lo que veo es que hay reacciones no tan racionales, pero con el tiempo y si evalúan con tranquilidad y serenidad como debemos hacer cuando hablamos del sistema legal y jurídico, creo que han de cambiar de actitud.

–¿ Tiene que ver eso con una directiva de Cartes?

–Tengo esperanzas de que no provenga de Cartes, quien nunca se manifestó a favor de la reelección, sino inclusive en contra. Creo que el presidente traerá la tranquilidad que hace falta. Esto es más iniciativa de su tropa, adulones que lo mal asesoran, pero no de él. Cartes no va a permitir que haya una iniciativa que viole la Constitución Nacional. Tengo fe que tendrá racionalidad y sabiduría.

–En junio del 2011, los propios cartistas rechazaron en la ANR la enmienda con el fin de la reelección...

–Esa resolución está vigente y no creo que el presidente vaya en contra de lo que una vez él dijo que no era lo correcto.

–¿Aunque no sea vinculante esa resolución del 2011?

–Aunque no sea mandato imperativo, pero eso se debatió. Ya hubo debate y posición interinstitucional de parte de los cartistas dentro del partido.

–Lilian Samaniego y otros referentes del oficialismo afirman que la disidencia y la oposición tienen miedo a que la gente pueda volver a elegir a Cartes. ¿Ustedes tienen ese temor?

–La propia (senadora) Lilian Samaniego era presidenta del partido cuando rechazó la enmienda y siendo coherente debería respetar la decisión. Que hoy ella haya cambiado de posición no le da autoridad de criticar.

–¿Qué le queda por hacer ahora al mandatario?

–Es un actor político importante que tiene el privilegio de conducir la nación. Ser presidente del Paraguay no es poca cosa. Debe dedicarse a hacer una buena gestión y seguirá teniendo el apoyo de la disidencia. Hoy su gente ya no puede seguir usando la herramienta de la enmienda hasta dentro de un año.

–¿Ustedes sienten que humillaron a los asesores del presidente con esta jugada política?

–Coincido en que sus cercanos no le dejan ver la realidad y es justamente porque esa gente a su alrededor depende absolutamente de él. Hace rato hubiesen construido el diálogo y no lo hicieron. Temen que hablemos con el presidente porque lucran con las peleas.

–¿Teme revanchas de parte del presidente Cartes?

–Claro. De hecho, todos los días somos atacados, difamados y calumniados a través de sus medios de comunicación que se prestan al juego sucio.

–¿Hay tiempo para la reforma constitucional?

–Es difícil eso, a no ser que haya una rápida decisión, pero no creo que se pueda hacer nada rápido porque no se puede reformar para una sola cosa. Estudiar todos los aspectos llevará tiempo.

–¿Ve debilitado a Cartes, políticamente?

–Sabemos que en las internas nos vamos a enfrentar con una enorme estructura económica. El dinero tendrá el candidato de Cartes, que a lo mejor no tendrá el desgaste que tiene todo presidente que deja el poder. No hay temor electoral.

–¿Hoy el colorado sigue votando por quien tiene más dinero?

–Hay todavía, cada vez menos, aunque el dinero es un factor importante.

–Si Cartes le pide a usted ser el candidato del oficialismo, ¿qué le diría?

–No creo que eso ocurra. Es más, desde ahora en adelante se van a encargar de destruirme, de todas las formas que sea. Más que antes.

–¿En qué quedó la charla entre Galaverna y Cartes buscando acercarse a la disidencia?

–Estaba en proceso y creímos importante que se ocupe y preocupe por fortalecer al partido (...) Mucha gente me dice que acercarme a Cartes me puede perjudicar. Sin embargo, a mí no me importa que la figura de Marito se desgaste. Que se desgaste nomás mi figura. Ahora , lo que no voy a hacer es prestarme a un diálogo hipócrita. Si hay voluntad de un diálogo sincero, aceptaré aunque me cueste popularidad.