25 de junio
Domingo
Muy nublado
19°
28°
Lunes
Mayormente nublado
19°
27°
Martes
Parcialmente nublado
19°
28°
Miércoles
Mayormente nublado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
miércoles 23 de diciembre de 2009, 00:00

Llega Huellas, un filme sobre los niños de la calle

Este largometraje nacional, rodado con un exiguo presupuesto de G. 80 millones, se estrena en febrero en Asunción. La cinta propone la historia real de Marta y Máximo, dos niños que se conocieron trabajando en la vía pública.
Por Sergio A. Noé
Ritter

snoe@uhora.com.py

La película Huellas se concibió inicialmente como un guión teatral, cuyo montaje tuvo lugar en escenarios de San Lorenzo, logrando buena receptividad por parte del público.

Esto motivó a su creador, Walter Cabrera, llevar la propuesta al audiovisual, e iniciar la filmación de un largometraje, inspirado en la historia real de un niño recluido en la ex correccional de menores Panchito López.

Este relato llegó a oídos de Cabrera a inicios de 2006, gracias al testimonio de la trabajadora social Teresa de Galindo, quien contactó con el niño recluso.

Como no tenía muchos datos sobre el tema, Cabrera decidió escribir dos guiones: uno para teatro y otro para el audiovisual.

Pero las sorpresas vinieron luego, pues el realizador jamás se imaginó que, a inicios del 2007, conocería a Marta, una de las amigas del niño Máximo, el personaje real que motivó el proyecto.

Como un rompecabezas, Cabrera terminó completando pieza por pieza todas las partes de la narración que le faltaban.

"El filme tuvo un giro. Marta se convirtió en la protagonista y desde su óptica se narra su relación amistosa con Máximo, a quien conoció en las calles", revela el director, aclarando que los nombres son ficticios.

A partir de allí, se unen a la propuesta Matías Vera -otro de los realizadores- y sus hijos, además de otros niños y ex alumnos de Cabrera, a los cuales conoció cuando se desempeñaba como profesor.

ARGUMENTO. El material básicamente aborda una historia de niños en situación de calle.

Todo gira en torno a Marta, una niña de 8 años, cuya madre es asesinada por su padrastro.

Esto la impulsa a salir a la calle, sin tener adónde ir.

Vivian Núñez (8) interpreta a Martita -cuando era más pequeña- y Mariam Núñez (10) interpreta a la misma personaje de mayor.

"A veces leía mi parlamento, o bien, me dictaban. Cuando me ponía nerviosa, me olvidaba las palabras y se filmaba hasta que se logre la escena", reveló Núñez, una actriz novata.

El argumento central continúa cuando Marta se une a un grupo de chicos, donde conoce a Máximo, quien es empujado por su propia madre a las calles, para trabajar y mantener su hogar.

"Fuera de sus casas, los niños forman una pandilla, la cual es manejada por adultos inescrupulosos que los explotan física y moralmente. Este suceso degradante los impulsa a hacer de todo para sobrevivir", comentó Cabrera.

El coproductor Matías Vera añade que el filme refleja esa dolorosa huida de los niños a la calles, a causa de la violencia familiar. "Paradójicamente, estos chicos escapan de los maltratos en el seno familiar, pero en la calle son explotados por terceros", concluye Vera.

PRODUCTORES YA PLANEAN SEGUNDA PARTE

Antes del estreno de la primera parte, el director Walter Cabrera y el productor Matías Vera ya planean la segunda entrega de Huellas. "La primera cinta muestra la cruda y triste realidad de los niños en situación de calle. La segunda parte recreará la evolución de los niños en etapa de crecimiento", indican.

Para los realizadores, la producción de casi una hora supuso el trabajo de unas 45 personas, incluyendo un elenco infantil de unos 30 niños, y unas 15 personas en las tareas de producción.

Las inversiones se estiman en unos G. 50 millones, en la etapa de preproducción, además de unos G. 30 millones en los trabajos de posproducción. Vera y Cabrera coinciden en que esta propuesta busca concienciar sobre la importancia de la familia.

El cantautor Aldo Franco se encargó de la banda sonora, con el tema Infancia de semáforo.