5 de diciembre
Lunes
Despejado
21°
34°
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
jueves 28 de julio de 2016, 09:35

Literatura: La insoportable levedad del ser

"La insoportable levedad del ser", obra de Milan Kundera publicada en 1984, es una novela excepcional donde las situaciones de los personajes son expresadas con un sentido trascendental y una mirada extraordinaria.

Por José Biancotti | jbiancotti@uhora.com.py

La levedad y el peso

Tomando la levedad y el peso como conceptos que intervienen en nuestra vida constantemente, Milan Kundera escribe en su novela que aquello que "nos aplasta contra la tierra" es también sinónimo de "intensa plenitud" de la vida.

La ausencia de carga, en cambio, "hace que el hombre se vuelva más ligero que el aire, vuele hacia lo alto (...) y sus movimientos sean tan libres como insignificantes". ¿Qué elegiríamos entonces, si pudiéramos escoger entre la levedad y el peso?

Antes de hablar de una situación particular que refleja esta dicotomía en la historia, podemos referirnos a la portada del libro y su significado. Hablamos de un cuadro del artista franco-alemán Marx Ernst, titulado: La pubertad cercana a las Pléyades.

Como se lee en La crítica literaria: un sostenido acto de amor, de Aleyda Roldán de Milcota, las Pléyades fueron las siete hijas de Atlas, a quien castigó Zeus con el peso del mundo sobre sus hombros, según la mitología griega. Atlas se negó a darle sustento a Perseo y este le mostró la cabeza de Medusa, a cuya vista Atlas se convirtió en piedra.

Las Pléyades se suicidaron ante el temor de quedar convertidas en piedras como su padre Atlas. Más tarde se transformaron en estrellas, creando una constelación.

Aleyda asegura que convertirse en piedra es perder toda capacidad de transformación y que la pubertad, en cambio, "es un proceso de transformación doloroso porque en él se pierde la seguridad ante las variaciones que se están operando en el propio cuerpo".

Luego añade que "el olvido del ser, tema básico de esta novela, es una forma de descontinuar todo proceso, de no permitirse ningún cambio, una forma de muerte".

Aquella actitud entre la peligrosidad de la muerte y el posterior ascenso al cielo, donde trascienden las Pléyades, es utilizado desde la portada para reflejar el concepto principal de la novela. En este caso, evitar convertirse en piedras significa escapar del peso, y alcanzar las estrellas es encontrar la levedad: la insoportable levedad del ser.

Conscientes de nuestra insignificancia porque la vida no tiene un sentido (a menos que le demos uno) y puede terminar en el olvido, los humanos sentimos la pesadez de la levedad cuando escapamos de un compromiso que consideramos importante.

Tomás, el protagonista de esta historia, escribe una crítica a los comunistas en la Praga de los sesenta y envía el artículo a un semanario para que lo publiquen.

Es perseguido, obligado a dejar su puesto de cirujano y luego baja al puesto de médico de cabecera. Lo obligan a delatar al redactor a cargo de la publicación de su crítica y decide negarse y abandonar su oficio para convertirse en limpiador de ventanas.

El personaje sentía una profunda conexión con su labor de cirujano. Se afligía cuando no obtenía buenos resultados y relacionaba su profesión con su hábito de descubrir individualidades en las mujeres. Ser médico fue el producto de una decisión de peso.

Pero cuando se libera del peso de su profesión, entiende a las personas que no sienten compromiso por sus ocupaciones. Siente que vive en unas vacaciones alargadas y pronto llega el vacío, el extrañamiento. Siente que la levedad revela su propio peso.

La idea de que la levedad es negativa en la vida humana difiere de la concepción del filósofo griego Parménides, quien creía que todo el mundo estaba dividido en principios contradictorios: "luz-oscuridad, sutil-tosco, calor-frío, ser-no ser".

Al comentarlo, Kundera escribe que "uno de los polos de la contradicción era, según él (Parménides), positivo (la luz, el calor, lo fino, el ser), el otro negativo".

"Semejante división entre polos positivos y negativos puede parecemos puerilmente simple. Con una excepción: ¿qué es lo positivo, el peso o la levedad? Parménides respondió: la levedad es positiva, el peso es negativo".

El escritor no considera estas afirmaciones como verdades absolutas, sino como incógnitas. Busca aproximarse a las fronteras de estas incógnitas para encontrar una verdad, porque los personajes "son sus propias posibilidades que no se realizaron".

Es esa frontera "tras la cual termina su yo", la que lo atrae, y es "más allá de ella donde empieza el secreto por el que se interroga la novela" que escribió. Considera a su obra como "una investigación de lo que es la vida humana dentro de la trampa" del mundo.

El interior de sus personajes, además de encontrarse entre la frontera de lo conocido y lo desconocido, alberga además una dualidad interesante entre el alma y el cuerpo.

El alma y el cuerpo

En épocas pasadas el hombre oía con extrañamiento el sonido de un golpeteo interior porque no sabía cómo se producía ni de dónde venía. "No podía identificarse con algo tan extraño y desconocido como era el cuerpo. El cuerpo era una jaula y dentro de ella había algo que miraba, escuchaba, temía, pensaba y se extrañaba", explica el autor.

Ese "algo" que quedaba al "sustraerle el cuerpo" se conocía como alma.

Los científicos comprobaron que lo que suena dentro del pecho es el corazón y que el rostro es un tablero de instrumentos del que salen todos los mecanismos del cuerpo.

Gracias a los descubrimientos, el hombre tiene mayor consciencia de su interior físico y entiende que el alma podría tratarse de la actividad de la materia gris del cerebro.

"La dualidad entre el cuerpo y el alma ha quedado velada por los términos científicos y podemos reírnos alegremente de ella como de un prejuicio pasado de moda", dice Kundera antes de contraponer la idea de que cuando el hombre se enamora "como un loco" y, a la vez, oye el sonido de sus tripas, la unidad del cuerpo y el alma se disipa.

A partir de aquí, la novela da vida al alma como ente autónomo.

Un ejemplo es el de Teresa, amante de Tomás. Ella se pone curiosa por el estilo de vida de él y se pregunta qué pasaría si hiciese el amor con otros hombres. Quiere probar "si realmente el amor y la sexualidad son cosas distintas", como él le había dicho.

No quiere "tomarse la revancha" con Tomás, sino simplemente aprender a ser leve, porque sabía que se había convertido en una carga tomándose las cosas muy en serio, sin ser capaz de comprender "la divertida intrascendencia del amor físico".

Entonces envía a su cuerpo "a recorrer el mundo para conocer a otros cuerpos" y, en el camino, conoce a un ingeniero que la invita a su departamento y con el cual se acuesta.

Al alcanzar este momento, Kundera utiliza la dualidad interna del alma y el cuerpo de ella para describir su situación individual. Dice que su cuerpo se mueve, en cambio, el alma no asume su responsabilidad. No se resiste, pero tampoco le ayuda.

"El alma pretendía así poner en evidencia que no estaba de acuerdo con lo que sucedía, pero que había decidido mantenerse neutral", escribe.

A partir de aquí, el autor otorga autonomía al alma y explica el comportamiento de su personaje. Su idea puede compararse a la metáfora de la araña y la telaraña expresada en la película Tirez sur le pianiste (1960), dirigida por el francés François Truffaut.

En el filme, una mujer dice sentir que su cuerpo se separa del corazón cuando se prostituye. Al dejar libre a su cuerpo, se aleja de la telaraña, pero luego vuelve a ella. Diciendo esto quería que su pareja entendiera que la telaraña era su corazón. Y que, como Teresa, era consciente de que su cuerpo no respondía a los deseos de su alma.

Conclusiones

- Las reflexiones de Kundera toman una postura de indagación metafísica a través de la narración en tercera persona. El escritor se ubica así en la mente de los personajes con el objetivo de formular preguntas que estos se harían. Los cuestionamientos buscan comprender la razón de sus decisiones y también nos dan el retrato de sus existencias.

- Teresa es uno de los personajes más interesantes dentro de la novela y es la razón por la cual Tomás toma decisiones importantes que cambian su realidad. Aunque en la conclusión confirmamos que ella utiliza su vulnerabilidad para influir en las acciones de él, ambos logran una conjunción única y profunda que les permite alcanzar la alegría.

- El autor logra provocar una conmoción real cuando nos describe los últimos momentos de la vida del perro de Teresa y Tomás, Karenin. Lo logra resaltando la bondad de Teresa hacia su perro, porque ella no busca cambiar su mundo canino, como sí lo hace cuando se trata de Tomás. Su amor hacia Karenin es desinteresado.

- La novela nos entrega un mensaje sobre el valor de la vida. Los protagonistas, motivados por un sentido de belleza, convierten las casualidades en motivos que pasan a formar parte de la composición de sus vidas. Y de esta manera, una canción o un encuentro azaroso, son tomados como hechos fundamentales que motivan a los personajes a moverse a favor de sus deseos. Lo cotidiano se vuelve extraordinario.

- En la última página, cuando Tomás y Teresa bailan en un salón, el autor señala que Teresa se siente triste y feliz al mismo tiempo. La tristeza es a causa de la vejez. Y la felicidad es provocada porque está junto a Tomás. "La tristeza era la forma y la felicidad, el contenido". El amor los une y encuentran la felicidad en la conjunción.