18 de agosto
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Lunes
Despejado
13°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
jueves 6 de abril de 2017, 01:00

Les arrancaron la humanidad

La policía especializada fue uno de los protagonistas en la plaza. Y vimos exageraciones en su actuar que antes no veíamos.

Quizás lo más llamativo fue el uso de los balines de goma. No eran ataques de uno o dos para asustar. Eran verdaderas ráfagas. Hay una toma de tevé donde se muestra a tres, con las espaldas juntas, disparando de frente, y a ambos lados cargas enteras las renovaban y seguían disparando.

Pienso que ha llegado la hora de hacer un protocolo que regule el uso de los balines de goma. Aunque comprendo que todo va a depender, primero, de los jefes policiales y, luego, de los mismos policías.

La principal culpa la tienen los jefes, y apoyo en que cada vez que haya excesos policiales hay que comenzar destituyendo a sus cabezas de mando. Ellos exigen las directrices de actuación. Y, en segundo lugar, porque ellos han deformado a seres humanos que están a sus órdenes y los han convertido en “perros de presa”.

Tengo lástima de la policía llamada especializada para reprimir. Los especializaron en infligir dolor, golpear, torturar, a veces hasta para la muerte de sus víctimas. No piensan, no deciden lo que están haciendo. Y si cometen excesos fatales, luego serán juzgados como seres humanos. Ya no lo son. Y cuando salgan por edad de la policía serán un peligro en la sociedad. Esta es muy distinta de lo que les inculcaron cuando estaban uniformados.

Cuando se hizo la reconstrucción de la matanza de Curuguaty en Marina Cué con los jueces, estaban cerca dos grupos de estos especializados en reprimir, pertenecientes a dos instituciones distintas. Estuve observándolos un rato. Parece que se odiaban como dos manadas de lobos. Se tuvieron que poner en medio los jefes para contenerlos.

Pobres los ciudadanos cuando caemos en sus manos. Pero pobres también ellos. Les arrancaron la humanidad.