3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
domingo 3 de julio de 2016, 01:00

Lecciones a aprender

En materia de política fiscal y tributaria, la experiencia acumulada en otros países, tan cercanos geográfica, cultural y afectivamente a nosotros, puede ser de mucha utilidad para mejorar localmente en esos ámbitos. Se hace referencia a los demás países fundadores del Mercosur así como a otras naciones sudamericanas. La mentada experiencia acumulada es una buena definición de tecnología propia. Se aprende haciendo las cosas, bien, regular o mal. En la sumatoria de los hechos está el sustrato pedagógico, digno de ser emulado.

POLÍTICAS PÚBLICAS. He aquí algunas de las más importantes revelaciones hechas por varios expertos de fuste, en sendos eventos realizados los pasados 21 y 22 de junio en Asunción. Ver Consultorio Tributario del 28-6-2016 en este mismo diario, pág. 16. Su orden de mención no significa ningún ránking. Los últimos citados pueden ser tan significativos como los primeros:

• ADMINISTRACIÓN A CARGO DEL PODER EJECUTIVO. La ejecución de la política fiscal y tributaria así como del presupuesto público y su financiación debe ser potestad exclusiva del Poder Ejecutivo en general y del Ministerio de Hacienda en particular, tanto por el lado de los ingresos como de los egresos públicos. Para preservar esto, será necesario modificar algunos artículos de la Constitución Nacional de 1992, por los que se delega parte de esa potestad también al Poder Legislativo. Ver declaraciones del ex ministro de Hacienda de Chile, Felipe Larraín, en Última Hora del 24 de junio, pág. 18.

• NO MÁS IMPUESTOS, SINO COBRARLOS MEJOR. Los impuestos vigentes son suficientes para mantener el buen funcionamiento del Estado. No será necesario por eso crear nuevos impuestos, pero sí elevar algunas tasas en los casos específicos permitidos por ley. También será imprescindible reducir sustancialmente la enorme evasión tributaria, ampliar la base imponible, aumentar la cantidad de contribuyentes y disminuir en número y cobertura las multitudinarias exenciones tributarias. Es necesario a tal efecto mejorar algunas normas vigentes (leyes, decretos y resoluciones) así como volver más eficientes los controles, utilizando la tecnología disponible y mejorándola aún más. Los expositores estaban de acuerdo con esto.

• NO MÁS CORRUPCIÓN E IMPUNIDAD. Es impostergable la reducción significativa de las grandes magnitudes de corrupción e impunidad, cuyas expresiones más recurrentes son las estafas al erario público en las formas de:

•COMERCIO ILEGAL. Megacontrabando de mercaderías de comercialización expresamente prohibida (como armamentos, estupefacientes, rollos de madera, pieles silvestres, medicamentos con plazos vencidos, productos pirateados y falsificados, entre otros) así como el de libre comercialización (como bienes de capital, intermedios y de consumo).

•INFORMALIDAD Y EVASIÓN. Otros delitos económicos, a saber la informalidad en términos económicos y financieros, así como la mencionada evasión tributaria, estimada en 40% de la recaudación potencial, compuesta por el 50% de evasión en el caso del IVA y el 30% en el caso del Iracis.

•LAVADO DE DINERO Y GIROS ILEGALES. Obtener financiación de actividades ilegales y criminales para inversiones domésticas así como financiar el terrorismo local e internacional vía giros ilegales se hallan entre las prácticas más cruentas contra la ciudadanía y el estado de derecho en nuestro país, en la región y en el resto del mundo. No se las debe tolerar bajo ningún concepto ni excusa.

ERRADICAR PELIGROS VS. DEMOCRACIA Y ESTADO DE DERECHO. Si el sistema es corrupción e impunidad, tal sistema no podrá superarse a sí mismo. Combatirlas es condición sine qua non para una eficiente política fiscal y tributaria. Si, además, el sistema se ha degenerado ya en narcoterrorismo y su financiación, se hallan en peligro la paz, la democracia y las instituciones del Estado así como la seguridad de personas físicas y jurídicas.