3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
27°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Deportes
lunes 25 de julio de 2016, 01:00

Le bastó un tiempo

Un primer tiempo, donde mostró flashes de la mejor versión ofensiva de Olimpia, le bastó al equipo que dirige Fernando Jubero para volver a la victoria 2-0 frente a River Plate y quedar así a solo dos puntos de la cima.

El entrenador franjeado volvió a su figura habitual (4-4-1-1) y sorprendió con la presencia de Alexis Fernández como volante por derecha. Con él buscó un hombre que tenga más llegada, aunque al juvenil le sigue costando al momento de marcar o cubrir los espacios. Por allí sobresalió el trabajo de Rodi Ferreira, que en cada partido se muestra más protagonista y fue clave para el gol de Fredy Bareiro.

En el medio apareció un atrevido Gianlucca Fatecha, haciendo de buena manera las veces de Mendieta, y por izquierda Julián Benítez volvió a ser el desequilibrante y determinante, más allá de marcar el segundo tanto decano.

En lo que respecta la equipo de Alicio Solalinde, este se mostró muy frágil para golpear. De mitad de cancha hacia adelante solo aparecieron Gustavo Cristaldo y Fabio Caballero, para mostrar un poco de vergüenza.

otra cara. El arranque de la complementaria fue el inicio de otro partido. Jubero modificó su figura (4-4-2) con el ingreso de Mauro Caballero por Fernández y fue un cambio contraproducente para el juego decano.

Éste retrasó mucho sus líneas, empezó a regalar espacios en el medio sector y River tomó coraje. Empezó a golpear, las coberturas defensivas dejaron grietas y a partir de ahí se agigantó la figura de un determinante Diego Barreto.

Fatecha tirado por derecha no sintió nunca la marca y por momentos Rodi se vio sobrepasado. Leguizamón volvió a mostrar un bajo nivel, fue lo más preocupante de esa última zona, no así Rolín, que volvió a dejar a la vista la calidad que tiene.

En el medio sector Riveros y Mendoza tuvieron que correr más de la cuenta, porque Olimpia, si la intención era resguardar la ventaja y buscar una contra para ampliar la ventaja, equivocó los caminos.

Los pelotazos eran como un pase para que los de River intenten una nueva opción en ofensiva. Olimpia perdió el control total de la pelota y volvió a mostrar pasajes de ese equipo que generó preocupación en las fechas pasadas.