19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
13°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
11°
23°
Martes
Despejado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 2 de abril de 2017, 13:47

Las tropas iraquíes descubren una nueva masacre del Estado Islámico contra seis familias

Mosul (Irak), 2 abr (EFE).- La policía federal iraquí recuperó hoy los cadáveres de seis familias que murieron por la explosión de bombas colocadas por el grupo terrorista Estado Islámico (EI) contra los civiles que intentan huir de los combates en el casco antiguo de la ciudad septentrional de Mosul.

En total, 17 civiles, integrantes de seis familias, entre los que se encuentran niños, mujeres y ancianos, murieron por estas bombas, enterradas en las calles estrechas en la entrada de el casco antiguo, en la zona de Ras al Yada, según dijo a Efe uno de los supervivientes, Mohamed Husein.

Los cadáveres estaban esparcidos por la calle desde hace una semana sin que las fuerzas iraquíes los pudieran recuperar debido a los feroces combates que se desarrollan en la zona.

Husein contó que una anciana salió corriendo cuando huían las familias hace una semana y pisó una bomba enterrada en la tierra en una callejuela de Ras al Yada.

Este hombre, que perdió a sus padres y sus tres hermanos, relató que después de la explosión, regresó a su casa, que estaba "derrumbada" y se quedó entre los escombros "casi una semana".

Ahora ha podido recuperar los cadáveres de sus familiares, una vez que las tropas han logrado tomar la zona, en su lento avance contra los terroristas.

El oficial de equipos de desactivación de explosivos de la Policía Federal iraquí, Mohamed Yauad, dijo que decenas de víctimas caen todos los días por los artefactos que coloca el EI y por las bombas que se ponen cerca de las viviendas.

Al peinar los barrios, los equipos de desactivadores sacan "cientos" de artefactos explosivos de los caminos y de los hogares, pues el EI ha llegado al punto de colocar bombas en los cadáveres de sus propios miembros y los de los civiles fallecidos, según Yauad.

A medida que las fuerzas iraquíes avanzan, los yihadistas se van concentrando en la parte noroeste de la ciudad y se estrecha aún más el cerco sobre los civiles.

Según cálculos oficiales, 400.000 civiles de Mosul siguen atrapados bajo dominio del EI, en la ciudad más poblada que ha estado bajo el control de los yihadistas.

Uno de los oficiales que irrumpieron en Ras al Yada, Abdalá Husein al Yaburi, relata que fue testigo de los crímenes del EI, puesto que vio estos miembros terroristas matar a los civiles cuando se escapaban de los combates.

El grupo radical tacha a los civiles que huyen de Mosul como "traidores" por escaparse de "la tierra del califato".

Durante la operación de irrupción de Ras al Yada, los policías escucharon un estruendo y gritos de mujeres y niños.

A continuación, escucharon a los miembros del EI disparando contra los que habían resultado heridos por la explosión, mientras que les llamaban "traidores" a gritos.

"Desgraciadamente no logramos salvarlos, no conseguimos irrumpir en esta calle porque el EI había puesto decenas de artefactos, además de un vehículo bomba en la misma", lamentó Al Yaburi.

Solo una semana después liberaron esta parte después de que los equipos de ingeniería desactivaran las bombas y hoy recuperaron los cadáveres para enterrarlos.

En el extremo oeste de Mosul, testigos informaron de que los miembros terroristas asesinaron a tres jóvenes, que no superan los veinte años, cuando intentaban huir del barrio Al Abar, dominado aún por el EI.

La tragedia se repite a diario con la caída de víctimas entre los civiles a causa de los bombardeos y disparos de artillería, además de las explosiones del EI que cosechan cientos de vidas en los barrios que aún están bajo su control.

La aviación iraquí y de la coalición internacional, liderada por EEUU, han realizado un elevado número de bombardeos en esta fase de la ofensiva, que comenzó el 19 de febrero en el oeste de Mosul, para abrir paso a las tropas terrestres en esta ciudad.

El avance de las tropas se ha ralentizado mucho en el casco antiguo de la ciudad, donde las calles estrechas impiden el paso de los coches blindados y donde la alta densidad de población dificulta los bombardeos.