28 de septiembre
Miércoles
Calor
17°
36°
Jueves
Parcialmente nublado
18°
35°
Viernes
Mayormente nublado
17°
31°
Sábado
Mayormente nublado
19°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 22 de septiembre de 2016, 14:57

Las prendas superpuestas, transparencias y estampados desfilan en la Moda de Milán

Roma, 22 sep (EFE).- La superposición de prendas, los tejidos con transparencias y los diseños con todo tipo de estampados fueron hoy los dueños de la segunda jornada de la Moda de Milán, que finalizará el próximo 26 de septiembre, en una sesión en la que desfilaron marcas como Emilio Pucci, Fendi o Prada.

Las transparencias en blusas, faldas y vestidos, y los juegos incesantes de estampados a cuadros, geométricos o "animal print" fueron las apuestas más llamativas de la mayoría de las marcas que subieron hoy a la pasarela milanesa para proponer sus sugerencias en moda femenina para la próxima temporada primavera/verano 2017.

En el caso de la casa italiana Prada, los estampados a cuadros en colores amarillos y negros, verdes y negros o la gama de los marrones y color tierra se adueñaron de chaquetas bomber, camisas, chaquetas y faldas.

La firma italiana fundada en 1913 jugó también de forma constante con la superposición de prendas para mostrar tops sobre camisas o vestidos de escote bañera, con transparencias y vaporosos, sobre camisas de algodón con estampados florales.

Su colección también hizo un guiño a la moda asiática con conjuntos de kimonos y vestidos hanfu, siempre utilizando transparencias y con un detalle de plumas en las mangas.

Las minifaldas rojas, azules y negras, se alternaron en la pasarela con las faldas cruzadas y con las de corte recto, que se pudieron ver tanto en tonos pastel como en negro y en estampados de diversos colores.

Como complementos, Prada apostó por los bolsos de mano, gafas de sol de cristales grandes y de forma redonda, y colgantes tamaño XXL en tonos plateados, azules, marrones o amarillos claros.

Finalmente, las sandalias cruzadas con un detalle floral, las sandalias con plumas grises o anaranjadas, y las de estilo piscina fueron las elegidas para calzado.

Quien también tomó por bandera el estampado en esta jornada fue Fendi, que presentó una colección en tonos pastel y azul marino.

Las rayas, tanto verticales como horizontales, ocuparon la mayoría de las prendas que Karl Lagerfeld llevó a Milán.

Desde pantalones de rayas verticales blancas y negras hasta botines altos de rayas horizontales marrones y amarillos, pasando por faldas y vestidos a rayas verticales azules y beige.

Fendi también se decantó por la superposición de prendas al presentar conjuntos de vestidos lenceros sobre camisas, y por el uso de las transparencias en vestidos, faldas y camisas.

Los bolsos de asa corta, las gafas de cristales en verde botella y cuadrados y los botines altos y de tacón completaron su colección.

Los botines altos de tacones también se vieron en el desfile de Emilio Pucci, que llevó hasta Milán una colección de colores vivos que recorrieron toda la paleta de colores.

El amarillo intenso, el azul cyan, el rojo y el rosa sirvieron para vestir de forma monocromática algunas de las piezas de esta colección, como vestidos o conjuntos de crop-tops y faldas por debajo de la rodilla.

Ligeramente más monocromática fue la colección presentada por Max Mara, que llenó su guardarropa femenino con el negro, el gris y el verde.

La casa de moda italiana creada en 1951 incluyó en su colección los estampados, aunque en su caso lo hizo con dibujos de gran tamaño y de animales como pájaros, ranas o serpientes.

Para vestir a la mujer en la próxima temporada primavera/verano, Max Mara optó por los vestidos con escote palabra de honor y falda lápiz, con el corte por debajo de la rodilla, que marcan la cintura femenina con un cinturón negro y de hebilla plateada, y se completan con una chaqueta con estampados de hojas de palmera.

El negro fue utilizado para los conjuntos de falda pegada a la silueta y con corte por debajo de la rodilla que se lucieron bien con blusas con transparencias y tops también negros, bien con chaquetas bomber metidas por debajo de la falda.

La encargada de clausurar esta jornada fue la firma Moschino que llevó hasta Milán una colección formada por prendas diseñadas como si fueran recortables.

Así, sus modelos lucieron bañadores que a su vez tenían pintado un bikini e incluso la forma del ombligo, con las pestañas blancas para poder ser dobladas, como cuando se vestía a las muñecas recortables.

En esta línea, presentó maxijerséys negros con dibujos de bikinis y grandes collares dorados, faldas con dibujos de ropa interior de encaje y las formas de las piernas pintadas o chaquetas con estampados de diversos colores.

Sus faldas negras con imágenes de píldoras medicinales también se alternaron con bañadores negros con dibujos que imitan la textura del cuero.

La primera jornada de Milán quedó inaugurada con el desfile de Gucci, que apostó por una colección de estilo barroco, mientras que mañana se subirán a la pasarela milanesa firmas como Versace, Tod'S o Giorgio Armani.