22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
24°
33°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 8 de mayo de 2017, 10:35

"Las mujeres de Venecia" de Giacometti se reencuentran 60 años después

Londres, 8 may (EFE).- "Las mujeres de Venecia" de Alberto Giacometti reaparecen juntas por primera vez desde su creación hace 60 años en una completa retrospectiva que la Tate Modern de Londres dedica esta temporada al artista suizo.

Las seis impresionantes esculturas en yeso -un material que gustaba al escultor pero con el que se le asocia poco- son el punto culminante de una exposición que repasa su vida desde sus inicios en París y sus vínculos con el surrealismo hasta su madurez, y las alargadas figuras por las que es más conocido.

La retrospectiva, que abre al público del 10 de mayo al 10 de octubre, es la primera dedicada al suizo Alberto Giacometti (1901-1966) en el Reino Unido en veinte años, y se organiza en colaboración con la parisina Fondation Alberto et Annette Giacometti, que ha cedido obras que, por su fragilidad, nunca se trasladan.

Entre ellas, "Las mujeres de Venecia", que, con su cuerpo de escayola, permiten ver con especial claridad las muescas hechas por el creador, quien las pintó inicialmente en rojo y negro, de lo que apenas quedan trazos.

"Es una oportunidad única en la vida de ver este importante grupo escultórico tal y como el artista lo concibió", declaró la comisaria de la Tate, Frances Morris, en la presentación hoy a la prensa.

Según Morris, estos estilizados desnudos femeninos, algunos de alrededor de un metro de altura, ilustran "un momento clave" en la evolución del escultor, que los elaboró a partir de estudios de su esposa Annette, su principal modelo.

Poniéndolos en el centro de la muestra, la Tate desea "reposicionar" a Giacometti, conocido sobre todo por su obra en bronce, "como un artista con un interés mucho más amplio en los materiales y las texturas, especialmente yeso, barro y pintura", señaló la comisaria.

La elasticidad y maleabilidad de estos materiales, de los que hay otros ejemplos en las diez salas de esta exposición, "le permitían trabajar con mucha creatividad", en su continua experimentación sobre la figura humana, añadió la experta.

La retrospectiva, que agrupa unas 250 obras, empieza con una sala llena de cabezas, entre las que destaca "Cabeza de una mujer (Flora Mayo" (1926), que representa a una compañera de la Académie de la Grande Chaumière en París con la que tuvo una relación.

Nacido en Borgonovo di Stampa(Suiza) en 1901, Giacometti se trasladó en 1922 a la capital francesa para proseguir sus estudios y entró en contacto con movimientos de la época como el cubismo, y más tarde se vinculó al surrealismo.

De estos primeros tiempos hay obras como "Mujer cuchara", de 1927, o "Bola suspendida" (1931), así como ejemplos de los jarrones, perchas y otros ornamentos que elaboró para ganarse la vida durante la década de 1930.

En las siguientes secciones pueden verse "Mujer con la garganta cortada", de 1932, con la que exploró temas como la brutalidad y el sadismo, y esculturas influidas por el arte africano o egipcio, como "El carro", de 1950.

Uno de los elementos más curiosos es la puerta de madera pintada con figuras femeninas del estudio que Giacometti ocupó después de su padre, Giovanni, en la población suiza donde nació y a la que regresó en varias ocasiones durante su vida.

"La nariz", de 1947, una cabeza masculina con una larga nariz, elaborada en yeso y colgada de una estructura de metal, es otra de las piezas que se expone al público por primera vez, junto a "Mujer Leoni" de 1947-58 o "Figura Mediana III".

Tras la invasión nazi de Francia en la segunda Guerra Mundial, Giacometti se trasladó temporalmente a Ginebra, donde conoció a Annette, su futura esposa.

"Mujer con carro" de 1945, inspirada en ella, es su única escultura de gran tamaño de ese periodo.

Ese mismo año Giacometti regresó a París y a su antiguo estudio, que su hermano Diego -otro modelo predilecto- le había guardado, y empezó a evolucionar hacia las estilizadas figuras por las que se hizo mundialmente conocido.

"Hombre andando" y "Hombre señalando" (1947), "Mujer de pie" (1948) o "Hombre sentado", de 1949, son ejemplos de esta época, cuando se consolida como artista cotizado.

Tras representar a Francia en la Bienal de 1956, con su hoy reunido grupo escultórico, el artista continuó explorando la figura y en sus últimos días realizó varias obras de gran tamaño, como "Mujer alta IV", que puede verse en Londres.

La sala final de la muestra londinesne recoge una serie de óleos, algunos de Diego y en su mayoría de Caroline, una prostituta que se convirtió en su amante en sus últimos días.

Judith Mora