23 de junio
Viernes
Despejado
20°
28°
Sábado
Mayormente nublado
19°
28°
Domingo
Mayormente nublado
18°
28°
Lunes
Mayormente nublado
18°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 18 de junio de 2017, 01:00

Las medidas de Trump contra Cuba golpean corazón del gobierno de Castro

AFP

WASHINGTON, EEUU

Al prohibir transacciones estadounidenses con entidades cubanas bajo control de las Fuerzas Armadas (FAR), Donald Trump apuntó contra el corazón del gobierno de Raúl Castro, que colocó a militares al frente de los sectores más dinámicos de su economía.

La extendida presencia militar en la administración de empresas estatales del turismo, comercio, finanzas, comunicaciones, construcción, transporte, no siempre en evidencia pública, está marcada por la discreción oficial en la isla.

El turismo, que en 2016 logró la cifra récord de cuatro millones de visitantes, es el sector más dinámico de la economía, pues el restablecimiento de relaciones con Estados Unidos en 2015, puso a Cuba de moda.

“Las compañías bajo control militar hoy son decisivas para la operatoria de los servicios turísticos”, dijo Pavel Vidal, economista cubano de la Universidad Javeriana de Cali, Colombia.

En los anuncios de Trump el jueves en Miami sobre su política hacia Cuba, incluyó además una limitación a los viajes de los estadounidenses a la isla.

Generales sin uniforme. Desde que sustituyó a su hermano Fidel en el gobierno, en 2006, Raúl Castro, hasta entonces ministro de las FAR, fortaleció las empresas estatales bajo administración militar y nombró a oficiales en diferentes puestos.

Contando al propio Raúl, general de Ejército, en el Buró Político del Partido Comunista (PCC) hay seis militares, igual número en el Consejo de Estado, y ocho ocupan puestos en el Consejo de Ministros.

militares en las empresas. La presencia militar en la economía comenzó en la década de los 90 tras la desaparición de la Unión Soviética, en plena urgencia de obtener divisas.

Las FARC crearon la Unión de Empresas Militares (UEM) para reparar su armamento soviético y fabricar armas ligeras, pues Moscú cortó su tradicional suministro.

También formaron el grupo turístico Gaviota, que recaudaría recursos para el ejército. Poco tiempo antes, el ministerio del Interior había creado la corporación Cimex (unas 80 empresas), para burlar el embargo estadounidense mediante operaciones bajo diversas fachadas.

La UEM se convirtió en un laboratorio en busca de eficiencia y productividad de la empresa estatal, que abandonaba el modelo soviético, y sus experiencias denominadas “perfeccionamiento empresarial”, se aplicaron en la industria civil.