20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 27 de marzo de 2017, 13:54

Las fuerzas iraquíes continúan con la ofensiva en Mosul, pese a las muertes de civiles

Mosul (Irak), 27 mar (EFE).- Las fuerzas iraquíes continúan hoy la ofensiva para liberar el oeste de la ciudad de Mosul, en el norte de Irak, del control del grupo yihadista Estado Islámico (EI), pese al elevado número de civiles que han perecido durante la contienda.

El portavoz de las Fuerzas Antiterroristas iraquíes, Sabah al Numani, dijo hoy a Efe que el supuesto bombardeo de la coalición internacional liderada por EEUU en el barrio occidental de Mosul Al Yadida "no afecta a las operaciones militares", pues sus tropas prosiguen con la lucha.

Respecto a la cifra de víctimas mortales en ese incidente, el coronel y director de la Defensa Civil en la provincia de Nínive -cuya capital es Mosul-, Mohamed al Yauari, detalló a Efe que sus equipos han sacado hoy debajo de los escombros 21 cadáveres, lo que eleva la cifra total a 158 muertos, y continúan con la búsqueda.

Señaló que el mando de las Operaciones Conjuntas ha decidido elegir a unos dirigentes militares para hablar con los medios sobre lo acaecido, aunque ha prohibido a los periodistas el acceso a la zona.

Asimismo, negó que las unidades de las Fuerzas Antiterroristas ofrecieran información a la coalición internacional sobre la zona del bombardeo realizado el 25 de marzo.

Al Yauari insistió en responsabilizar al EI de este ataque por "retener a las familias en las casas y colocar cerca de ellas coches bomba".

Según el coronel, "la aviación de la coalición internacional bombardeó la zona haciendo explotar dichos vehículos bomba", lo que causó la masacre.

Un miembro del consejo de diputados iraquí, Rizan Sheij Delir, mostró su preocupación por la "masacre" de civiles en Mosul y la calificó de "la peor del siglo XXI".

Subrayó además que "las víctimas de esa masacre soñaban con la liberación de la ciudad y con vivir en paz y seguridad, pero murieron por decisiones imprudentes".

El jefe del Pentágono, James Mattis, aseguró hoy que EEUU hace "todo lo humanamente posible" para evitar víctimas civiles, después de que fuentes locales aseguraran que los bombardeos estadounidenses son los responsables de esta tragedia.

El jefe del Centcom, encargado de las operaciones militares estadounidenses en Oriente Medio, apuntó que están investigando el incidente "para determinar exactamente lo que pasó" y que seguirán adoptando "medidas extraordinarias para evitar dañar a civiles".

La coalición investiga si las muertes fueron causadas por un bombardeo aliado o fue una trampa de los extremistas.

En este contexto, el presidente del consejo de la provincia de Nínive, Bachar al Kiki, aseguró a Efe que han pedido al primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, supervisar las operaciones en el oeste de la urbe "para que no se repitan incidentes como el ocurrido en Al Yadida en Mosul".

Respecto a la ofensiva, las fuerzas iraquíes anunciaron hoy un avance al oeste de Mosul ya que las unidades castrenses liberaron una fábrica de cemento y una presa en la zona de Al Badush, a 25 kilómetros al oeste de la ciudad, explicó a Efe el comandante de la IX División Blindada, el general Qasem Nazal.

Asimismo, adujo que sus tropas se encuentran ahora limpiando de explosivos las localidades y zonas liberadas, donde mataron a varios miembros del EI, aunque no detalló el número, pero sí precisó que destruyeron seis vehículos bomba.

El Ministerio de Defensa iraquí, por su parte, informó en un comunicado de que unos quince yihadistas perecieron por ataques de la aviación iraquí cerca de un estadio deportivo en la zona de Al Darkazliya, en el oeste de Mosul.

Las milicias progubernamentales Multitud Popular anunciaron a su vez que hasta el momento han liberado un total de 175 localidades al oeste de Mosul, según afirmó en un comunicado el comandante de las Operaciones Conjuntas, el general Abdelamir Yarala, que consideró como un "gran trabajo" lo realizado por los efectivos.

Por otro lado, el consejo de la provincia de Nínive ha decidido en una sesión de carácter urgente en Bashiqa, al noreste de Mosul, calificar Nínive de zona "damnificada" por el número de desplazados, que estimó en unas 500.000 personas.

Al Kiki reconoció que el número de desplazados seguirá aumentando, "aunque no hay suficiente ayuda humanitaria para todos", mientras el número de bajas civiles también seguirá elevándose.

Por Yáser Yunes