3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 5 de noviembre de 2016, 14:02

Las fuerzas iraquíes avanzan al sur de Mosul, pero ralentizan su ofensiva dentro

Al Hamdaniya (Irak), 5 nov (EFE).- Las fuerzas iraquíes tomaron hoy el control de una importante localidad al sur de la ciudad de Mosul, mientras que en los barrios orientales ralentizaron su avance, ante la presencia de yihadistas infiltrados del grupo Estado Islámico (EI).

Unidades del Ejército y de la Policía Federal iraquíes conquistaron la población de Hamam al Alil, principal núcleo urbano de la comarca que lleva el mismo nombre, a 25 kilómetros al sur de Mosul, informó el general Abdel Amir Rashid Yaralá, comandante de las fuerzas especiales.

Las tropas de la Policía y el Batallón XV del Ejército consiguieron expulsar a los yihadistas de la población e izaron la bandera iraquí en los edificios de la administración local, después de irrumpir hoy en la localidad desde tres frentes.

Las fuerzas gubernamentales mataron a decenas de terroristas en los combates por hacerse con el control de esta población, destacado feudo del EI en la provincia de Nínive, de la que Mosul es capital.

En el interior de la urbe, las tropas ralentizaron hoy su avance en la parte oriental e irrumpieron en los barrios de Al Zahrá y Al Qadesiya, además de situarse junto a los de Al Bakr y Al Tahrir, todos en el este de Mosul, indicó el asistente de la jefatura de las tropas antiterroristas, general de brigada Abdelwahab al Saedi.

Las fuerzas están eliminando los explosivos y evacuando a los civiles de esas zonas, mientras limpian los barrios de Al Karama, Shuqaq al Jadraa y Al Qudis de las bolsas de resistencia del EI que permanecen en su interior.

Las tropas antiterroristas mataron a 150 radicales en los últimos dos días de combates, aseguró Al Saedi.

Los yihadistas, después de retirarse en un primer momento, están infiltrándose y llevando a cabo ataques suicidas contra las tropas, que luchan por asegurar su control sobre las áreas del este de Mosul.

A los medios de comunicación se les prohibió hoy el acceso al distrito de Kukyeli, ubicado en el extremo este de Mosul y el primero de la ciudad en el que irrumpieron las fuerzas antiterroristas el pasado martes, porque todavía no es seguro, como pudo constatar Efe.

Por otra parte, se teme que los combatientes radicales intenten abandonar Mosul camuflados entre los civiles, por lo que las tropas gubernamentales y las kurdas "peshmergas" han establecido más controles en las carreteras que salen y llevan a la urbe, según comprobó Efe.

Los residentes de Mosul siguen huyendo de la ciudad y la llegada de desplazados a los campos de Al Jazer y U3 ha aumentado notablemente desde ayer, de acuerdo con la ONG Norwegian Refugees Council (NRC).

La organización señaló en un comunicado que prestó asistencia ayer a más de 9.000 personas y a un millar de familias en el día de hoy, procedentes sobre todo de Kukyali.

Por otro lado, el primer ministro iraquí y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Haidar al Abadi, visitó hoy la base de las Operaciones para la Liberación de Nínive, al sur de Mosul, y pasó revista a las tropas.

Asimismo, acudió a la zona de Bartala, al este de Mosul, donde está la base de las fuerzas antiterroristas, y habló con los mandos militares que dirigen las operaciones dentro de la urbe.

Al Abadi se dirigió posteriormente a un grupo de pilotos iraquíes, a los que les dijo que aprecia sus "actos de heroísmo y sacrificio que ayudaron a vencer y aplastar las bandas terroristas de Dáesh (acrónimo en árabe del EI) y a liberar territorios", dominados por éstas en el norte de Irak.

En una de las ciudades liberadas el pasado 23 de octubre, la localidad de mayoría cristiana de Al Hamdaniya, las autoridades estudian cómo restablecer la completa seguridad en las calles.

El alcalde de la ciudad, Nisan Karrumi Razuki, dijo hoy a Efe que lo primero es "reconstruir los edificios institucionales para restablecer los servicios" y, después, "evaluar los daños en las casas y en las iglesias porque tenemos que compensar a la gente para que pueda volver".

"Hay algunos barrios donde todavía hay explosivos, así que tenemos que limpiar bien estos sitios antes de hacer nada", agregó.

Las tropas iraquíes y las kurdas "peshmergas" han expulsado al EI de decenas de localidades y amplios territorios en la provincia de Nínive desde que lanzaron su ofensiva el pasado 17 de octubre.

Por Yáser Yunes y Edu Marín