23 de abril
Domingo
Muy nublado
20°
26°
Lunes
Lluvioso
20°
27°
Martes
Mayormente nublado con tormentas
16°
27°
Miércoles
Mayormente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 20 de abril de 2017, 14:29

Las Damas de Blanco alertan de un plan del Gobierno cubano para disolver el grupo

Miami (EE.UU.), 20 abr (EFE).- El movimiento opositor cubano Damas de Blanco denunció hoy en Miami (EE.UU.) que el régimen castrista ha concebido un plan para acabar con ellas antes de que Raúl Castro deje la Presidencia en febrero de 2018.

"Altos rangos del régimen nos han hecho saber en las detenciones que las Damas de Blanco ya dejan de existir, que no podemos seguir en las calles cubanas, que demos por terminada" a la organización, dijo a Efe Leticia Ramos Herrería, miembro del grupo en la isla.

Con esta palabras, Ramos denunció en una conferencia de prensa un supuesto plan estratégico del Gobierno cubano para "destruir" a las Damas de Blanco en momentos en que arrecia la represión de la disidencia en la isla caribeña.

Según detalló la opositora cubana, tal plan para romper la resistencia de las Damas de Blanco se materializa en palizas, interrogatorios "duros y crueles" con humillaciones como desnudarse frente a oficiales (hombres) de la Seguridad del Estado y de la Policía, o el arresto de hijos de ellas acusados de "delitos fabricados" por los autoridades.

Pero Ramos manifestó la voluntad firme de las Damas de Blanco de continuar su protesta pacífica en las calles, "pese a las golpizas, amenazas contra nuestros hijos y aumento de la represión", y "demostrar" al régimen que no cesarán en su exigencia de "libertad para los presos políticos y del pueblo cubano".

"Que le quede muy claro al régimen -hizo hincapié- que estamos dispuestas (las Damas de Blanco) a ir a la cárcel si es necesario, porque no vamos a dejar nuestra lucha ni a desistir de ella".

"Vamos a seguir, pase lo que pase", aseguró Ramos en una conferencia en la que participaron Damas de Blanco de Miami, como María Elena Alpízar, líderes de grupos del exilio y ex-presos políticos.

Momentos antes, Orlando Gutiérrez, secretario general del Directorio Democrático Cubano, apuntó que, dentro de la ola represiva contra la disidencia, el primer objetivo del régimen es acabar con las Damas de Blanco por "estar a la vanguardia del cambio en la isla".

"Queremos que el mundo sepa el estado de la represión en Cuba, su aumento", denunció Gutiérrez, quien se refirió a continuación a un vídeo donde se aprecia el "ataque a (la líder de las Damas de Blanco) Berta Soler" y su arresto arbitrario.

En este acto de denuncia y alerta, Alpízar explicó que Soler es sometida en la isla a constantes "actos de repudio en los que se la denigra e injuria a ella y a su madre muerta", y pidió que las instituciones internacionales "exijan a la dictadura castrista que cese la represión".

Alpízar opinó que la única diferencia que se puede establecer entre el régimen castrista actual y el de las primeras décadas de la revolución es que el Gobierno cubano "hoy no fusila", pero prosiguen las "detenciones arbitrarias, las amenazas, los encarcelamientos de opositores", incluso de "mujeres enfermas de las Damas de Blanco".

Es el caso de una Dama de Blanco en prisión a la que se le han diagnosticado problemas mentales como consecuencia del "trato inhumano que recibe en la cárcel", apuntó Ramos.

"El régimen se lo está gastando todo" en socavar la voluntad y resistencia de las Damas de Blanco y recurren, reiteró, a acciones como incluso "llevar a nuestros hijos presos".

Así, Ramos denunció el caso de su hijo, "amenazado por desacato y apoyarnos", o el de un hijo de 17 años de otra Dama de Blanco, Aliuska Gómez, preso desde hace siete meses "sin juicio", y el del hijo de la opositora Lázara Barba Sardiñas, condenado a cuatro años de prisión, "todos ellos por delitos fabricados por la Seguridad del Estado".

Y es que "el Gobierno (cubano) quiere que en 2018 las Damas de Blanco no existan ya", enfatizó la opositora.

Por su parte, la líder y activista cubana Sylvia Iriondo, presidenta de Mar por Cuba y exiliada en Miami desde 1960, alabó el coraje que estas "mujeres valientes" que recorren las calles de Cuba "pidiendo la libertad de los presos políticos y del pueblo".

Iriondo se mostró esperanzada tras la reunión que mantuvieron el miércoles en Miami líderes del exilio cubano con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, donde le entregaron "una relación y recuento de los actos de represión realizados contra las Damas de Blanco".

Las Damas de Blanco fueron distinguidas en 2005 con el Premio Sajarov.