3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
28°
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
miércoles 2 de noviembre de 2016, 01:00

Lamentan que gesto de Peña sea un mal ejemplo para jóvenes

El analista económico Amílcar Ferreira lamentó ayer las circunstancias en las que el ministro de Hacienda, Santiago Peña, decidió afiliarse al Partido Colorado, considerando que el mismo fue utilizado como parte de un “show mediático”.

“No cuestiono que se afilie a un partido, pero las circunstancias fueron muy poco felices. En una sobreactuación de coloradismo se va y afilia; eso tiene un fuerte simbolismo, un mensaje muy inoportuno”, consideró.

Para Ferreira, no era necesario que Peña, al que considera como un excelente técnico en materia económica, haya tenido que enviar este mensaje incorrecto, sobre todo para los jóvenes, donde da a entender que se privilegia más una afiliación política que la preparación académica para asumir un cargo como este.

Recordó que una de las quejas recurrentes de las calificadores de riesgo es la falta de institucionalidad que tiene el país. “La despartidización de las carteras técnicas es necesaria; entonces, esto es un mensaje inadecuado en un momento muy sensible. No necesitaba recurrir a una afiliación para congraciarse con la convención colorada”, lamentó.

Cabe recordar que el sábado pasado, durante esta reunión política los convencionales oficialistas le exigieron al presidente de la República, Horacio Cartes, destituir a los ministros que no son miembros del Partido Colorado.

El jefe de Estado, en un acto populista, anunció que cesaba del cargo al ahora ex ministro del Interior, Francisco De Vargas, afiliado al PLRA, principal partido de oposición.

Cuando se refirió sobre Peña, quien también formaba parte de esta agrupación política, señaló, para sorpresa de todos, que este había decidido pasarse a las filas del partido de Gobierno. En la opinión pública quedó la sensación de que Peña se afilió para no perder el cargo.