21 de agosto
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
18°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
lunes 24 de abril de 2017, 01:00

La vida eterna ya ha comenzado

Soy un enamorado de esta vida humana que vivimos en todas sus formas y en toda su profundidad.

Hoy solamente intento colocar junto a esta maravilla esa otra vida que los creyentes llamamos vida eterna.

Últimamente y en la Semana Santa lo he pensado, leído y orado muchas veces. No soy ningún teólogo. Quiero ser una persona que está siempre aprendiendo de los demás y que intenta dejarse influir por el Dios de Jesús.

Todo lo que voy a decir se sintetiza en esta frase: “La vida eterna es algo que ya se da ahora, interrelacionada en toda su plenitud con la hermosa vida humana que tenemos”.

La vida eterna no es algo que viene después de la vida biológica y física, cuando esta se acaba por el deterioro de uno o muchos de sus elementos esenciales. La vida eterna la vamos construyendo y creciendo en ella “ladrillo a ladrillo” amándonos (un modo de hablar) aquí y ahora en la tierra.

Jesús no vino a prolongar la vida biológica y física, viene a darnos, paralela a la biológica, la otra vida de Dios que el mismo posee. Con Jesús de Nazaret, la vida eterna con Dios ya existe en esta vida y más allá de ella. Es algo presente y futuro que luego con Dios va a conseguir toda su plenitud.

El papel de la vida biológica y física es conseguir que el ser humano, en las condiciones físicas de la tierra, pueda existir para ser sujeto de esta vida eterna.

Escribo algunas palabras que el Evangelio de Juan pone en Jesús para profundizarlas con lo dicho.

“Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí aunque haya muerto vivirá y el que está vivo y cree en mí no morirá para siempre” (11,25).

“Quien escucha mi mensaje y cree en el que me envió, posee vida definitiva” (Lectura 5,24).