23 de septiembre
Viernes
Parcialmente nublado con chubascos
17°
21°
Sábado
Chubascos
17°
25°
Domingo
Parcialmente nublado
21°
31°
Lunes
Parcialmente nublado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
sábado 5 de agosto de 2017, 01:00

La vida del supuesto feminicida precoz estuvo siempre marcada por la muerte

Mauricio Ferreira Garay, de 20 años, es sindicado por el crimen de su novia Sharon Jahzeel Cabrera. Su madre es Gladys Andrea Garay, más conocida como la viuda negra, quien se encuentra en prisión.

Toda una vida transcurrida en la tragedia hasta quedar casi en el desamparo, con su padre muerto y su madre, la tristemente célebre viuda negra Gladys Andrea Garay, en prisión, es la que arropa al joven Mauricio Ferreira Garay (20), quien es sospechoso de haber asesinado a su novia Sharon Jahzeel Cabrera en la noche del jueves, en el barrio Villa Concepción de la Zona Sur de Fernando de la Mora. El joven fue imputado ayer por el fiscal Cristian Ortiz por homicidio doloso y feminicidio y ahora se expone a pasar los próximos 30 años en prisión.

La historia de la joven pareja se inició en el colegio, cuando ambos todavía tenían 16 años. Todo era color de rosas, como toda relación juvenil, hasta que terminaron la secundaria y debían buscar qué hacer con sus vidas. La mujer siempre buscó superarse, llegó a ingresar en la carrera de Arquitectura, que era su pasión, pero el joven se metió de lleno en el trabajo y no siguió ningún estudio universitario.

Desde esta etapa, la relación empezó con los vaivenes. Los celos del hombre empezaron a resquebrajar la relación, provocando constantes rupturas, pero así también varias veces volvían a estar juntos.

Cuando la madre de Mauricio cayó en desgracia, sospechada de matar a su propio marido para quedarse con 600 millones de guaraníes del seguro de vida, al joven ningún familiar lo quiso tomar y quedó prácticamente en la calle. Sharon habló con su mamá, a quien pidió alquilar una habitación de la casa al novio, y así el joven llegó a la vivienda hace cinco meses.

Hace un mes que Mauricio dejó su trabajo para ir al Chaco a buscar nuevos rubros con mayores ingresos y en ese ínterin la mujer le pidió la separación definitiva, ya que quería dedicarse completamente a sus estudios.

Las discusiones se daban por celular, la mujer ya estaba decidida a terminar con la relación, mientras que el hombre no quería aceptar; era lo único que tenía en la vida.

EL CRIMEN. Mauricio llegó el jueves último a la casa e inmediatamente entabló una discusión con su novia en la entrada de la vivienda en el barrio Villa Concepción de Fernando de la Mora. Luego, con un cuchillo, le clavó dos veces en la espalda. Herida ya la mujer, corrió hacia el fondo de la propiedad en busca de su madre, pero cayó en la puerta de la habitación del fondo, y el hombre aprovechó para darle la estocada final en el pecho, puñalada que fue observada por la mujer que le dio la vida a la víctima. La madre, en su desesperación, con gritos de dolor, pidió ayuda al vecindario, pero no pudo evitar que el autor del crimen huyera, ganando la calle.

Según el fiscal del caso, Cristian Ortiz, el joven confesó que cometió el crimen al no soportar la ruptura con su novia de colegio. "Me dijo que ya estaba saliendo con otro tipo mayor, con quien tuvo relaciones. Eso me enfureció y por eso la maté", habría dicho Mauricio Ferreira al representante del Ministerio Público.

Ortiz solicitó la prisión preventiva del joven, quien actualmente se encuentra detenido en la Comisaría 11ª Central de Arroyo Seco, cuyos agentes le habían arrestado pocos minutos después del hecho.

En la víspera fue llevado hasta la Fiscalía de Fernando de la Mora, pero se abstuvo de declarar.