2 de diciembre
Viernes
Poco nublado con tormentas
22°
33°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
24°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 8 de noviembre de 2016, 12:25

La umbanda, el nuevo patrimonio cultural inmaterial de Río de Janeiro

Río de Janeiro, 8 nov (EFE).- La umbanda, la religión espiritista y esotérica de origen afrobrasileño con seguidores también en países como Argentina y Uruguay, es desde hoy patrimonio cultural inmaterial de Río de Janeiro, la ciudad considerada como su cuna.

Surgida en Brasil a principios del siglo XX, la umbanda es una combinación sincrética de elementos del catolicismo, del espiritismo de Allan Kardec, del ocultismo de raíces orientales, de corrientes africanas, como el Bantú, tradiciones indígenas americanas y ritos de magia blanca.

Se rige por el culto a los Orixas (dioses del panteón africano), agrupados en elementos de la naturaleza, como el fuego, el agua, el aire, la tierra y los minerales.

Sus ceremonias se desarrollan en locales de culto conocidos como "terreiros", encabezadas por un "guía" espiritual y por "mediums" que conectan a los Orixas con los fieles, e incluyen música, cánticos, danza, oraciones como el Padre Nuestro o el Avemaría católicos y, en ocasiones, sacrificios animales.

La declaración como patrimonio cultural, publicada hoy en el Diario Oficial de Río de Janeiro, busca garantizar su preservación mediante la elaboración de un listado oficial de los "terreiros" y combatir la intolerancia religiosa que sufren sus seguidores.

Como patrimonio cultural inmaterial de Río, la umbanda ingresa en una lista que ya incluye la bossa nova, rituales como la fiesta a Iemanjá, tradiciones como las escolas de samba, comparsas como el Cordao da Bola Preta y practicas religiosas como la procesión católica de San Sebastián.

La declaración se basó en un estudio del Instituto Río Patrimonio de la Humanidad (IRPH) y pretende impulsar las políticas públicas destinadas a garantizar el respeto a la diversidad religiosa y destacar la importancia de las religiones de origen africano en la formación de la cultura de Brasil y de Río de Janeiro.

El presidente del IRPH, Wilson Fajardo, aseguró que los terreiros de umbanda son referencia en sus respectivos barrios y tienen un gran impacto en la formación de la identidad cultural del carioca.

El IRPH será el encargado de elaborar el listado oficial de los terreiros de umbanda en Río, comenzando por la Tienda Espírita Vovó Maria Conga de Aruanda, en el céntrico barrio de Estacio.

"El reconocimiento de la umbanda abrirá una línea de trabajos y estudios que permitirá aumentar el inventario de los locales en que la religión es practicada. Con esos estudios será posible ampliar el abanico de conocimientos sobre esta manifestación y su impacto en la formación de la identidad cultural de Río", apuntó Fajardo.

Según el último censo oficial (2010), Brasil contaba con 407.332 practicantes de umbanda, que representan menos del 1 % de la población, establecidos principalmente en Río de Janeiro (32 %) y en Río Grande do Sul (28 %), estado del sur del país fronterizo con Argentina y Uruguay.

Sus seguidores celebraron hoy la decisión por considerar que puede aumentar el conocimiento de los brasileños sobre la umbanda y combatir los prejuicios que sufren sus practicantes que, junto con los de candomblé, figuran entre las principales víctimas de agresiones por motivos religiosos en Río de Janeiro.

Según estadísticas oficiales, fieles de ambas religiones fueron víctimas del 71 % de las 949 denuncias por intolerancia religiosa presentadas ante la Policía entre julio de 2012 y diciembre de 2014.

Para el activista de los derechos humanos David Miranda, este reconocimiento permite abrir una discusión sobre la intolerancia religiosa en Brasil, directamente vinculada a las religiones de matriz africana.

Los seguidores de umbanda subrayaron también que esa declaración concede a esta religión especial importancia en momentos en que la Corte Suprema del país se prepara para pronunciarse sobre la constitucionalidad de una ley que permite los sacrificios de animales como una excepción para practicantes de ritos vinculados al candomblé y la umbanda.

La intolerancia religiosa fue motivo de debates en la campaña electoral de octubre pasado, que dio la alcaldía de Río de Janeiro al obispo evangélico Marcelo Crivella, ya que el propio candidato descalificó en el pasado a las religiones afrobrasileñas y algunos grupos evangélicos atacan públicamente a sus seguidores.