17 de enero
Martes
Parcialmente nublado
22°
34°
Miércoles
Mayormente despejado
22°
36°
Jueves
Mayormente despejado
23°
37°
Viernes
Mayormente despejado
24°
36°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 3 de septiembre de 2016, 09:47

La UE y Turquía reforzarán su cooperación, pese a que mantienen discrepancias

Bratislava, 3 sep (EFE).- La Unión Europea y Turquía abogaron hoy por reforzar su cooperación y mantener todos sus acuerdos en una reunión que sirvió para rebajar tensiones tras reprochar Ankara a la UE falta de respaldo al sofocar el golpe de Estado de julio, pero que evidenció todavía diferencias para hacer avanzar la relación.

"Entendemos que esto puede marcar un viraje decisivo en las relaciones entre Turquía y la UE", indicó la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, en una rueda de prensa al concluir una reunión informal de dos días de los ministros europeos, que hoy celebraron un desayuno de trabajo con su homólogo turco de Asuntos Europeos, Ömer Çelik.

Esta era la primera vez que la UE mantenía una reunión a 28 con un representante de Turquía después del fallido golpe de Estado del 15 de julio, tras el cual Ankara acusó a Bruselas de falta de apoyo.

Mogherini dejó claro que la cita sirvió para hablar de manera "abierta y constructiva", y que el principal mensaje fue "un fuerte compromiso con el diálogo".

"Tenemos que hablar menos unos de otros y hablar más juntos. También necesitamos escucharnos unos a otros y entender las emociones que el intento de golpe ha provocado tanto entre la opinión pública turca como europea", comentó.

En una rueda de prensa paralela, Çelik coincidió en que hubo "muy fuerte consenso de seguir con una agenda positiva y reforzar más la cooperación entre la UE y Turquía", aunque dejó patente a los europeos "la decepción del pueblo turco" al considerar que en su país no se vio "el apoyo y solidaridad de la UE" que esperaban.

Criticó por ejemplo que líderes europeos emitieran comunicados en los que "condenaban el golpe en el primer párrafo pero en los siguientes criticaban las credenciales democráticas del Gobierno".

Por su parte, ministros europeos como el belga Didier Reynders consideraron "normal" que haya sanciones tras un intento de golpe, pero reiteró su "preocupación" al constatar "el número de arrestos y la evolución en el país".

Otros países, como Austria, volvieron a pedir en esta reunión informal que las negociaciones de adhesión con Turquía se paralicen.

Pese a ese cruce de declaraciones, la jefa de la diplomacia comunitaria recalcó que hoy decidieron que los acuerdos entre las partes "seguirán y serán respetados", incluida la unión aduanera, el acuerdo para la gestión de los flujos de refugiados o aquellos en materia económica o energética.

Çelik confirmó que su país se atendrá al acuerdo sobre migración "por razones humanitarias", pero dejó claro que, "sin liberalización de visados, Turquía no formará parte de ningún nuevo mecanismo".

Aventuró que si la situación en Siria e Irak se deteriora "es muy probable que afrontemos una crisis migratoria peor", por lo que "necesitamos mecanismos aún más fuertes entre la UE y Turquía", aseveró.

Para Mogherini, el hecho de que Turquía sea un país importante para la Unión y un país candidato, hace necesario ser "claros y abiertos" sobre los puntos "como el Estado de derecho, los juicios justos, la libertad de los medios de comunicación, la libertad de expresión y la pena de muerte".

Indicó que también se habló del PKK, que para la UE es "una organización terrorista".

"Hemos visto que Turquía se compromete con los acuerdos que tenemos, y (...) en el ámbito de la liberalización de los visados existen unos criterios claros en los que constantemente se está trabajando por ambas partes" un trabajo que, señaló Mogherini, "nunca ha sido interrumpido".

La reanimación de las negociaciones de adhesión y la liberalización de visados para los ciudadanos turcos en octubre son contrapartidas que Ankara pide a la UE por el acuerdo migratorio.

En cambio, Çelik reafirmó que su país no cambiará su ley antiterrorista, requisito solicitado por la UE para levantar los visados, mientras sufra la amenaza del Estado Islámico o el PKK.

En opinión del secretario de Estado español en funciones de Asuntos Exteriores, Ignacio Ybáñez, es necesario volver al trabajo con un "socio estratégico" como Turquía en materia de migración y frente a otros retos que afronta la región.

Además, dijo que para España las negociaciones de adhesión con Turquía deben "sin duda" continuar, pese a lo "complicado" de ese proceso.