8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 23 de noviembre de 2016, 08:40

La UE debe hacer más por la igualdad al acceso sanitario, según la OCDE y la CE

Bruselas, 23 nov (EFE).- La Unión Europea (UE) debe hacer mayores esfuerzos para acabar con las desigualdades en el acceso a la sanidad entre países y mejorar la calidad de los servicios, según un informe conjunto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico(OCDE) y la Comisión Europea, publicado hoy.

El documento "Panorama de la salud: Europa 2016)" subraya la necesidad de contar con unos sistemas sanitarios "más accesibles" e indica que algunos Estados miembros todavía deben resolver "faltas de cobertura para ciertos segmentos de su población".

"Demasiados europeos, en particular los de los grupos más vulnerables y desfavorecidos, tienen dificultades a la hora de acceder a la sanidad necesaria, debido al coste", alerta el texto, presentado en rueda de prensa por el secretario general de OCDE, José Ángel Gurría, y el comisario europeo de Sanidad, Vytenis Andriukaitis.

Aunque la mayoría de países europeos garantiza la cobertura universal de los costes sanitarios para los servicios básicos, incluida la consulta a doctores, las pruebas y los exámenes hospitalarios, en cuatro Estados miembros (Chipre, Grecia, Rumanía y Bulgaria) al menos el 10 % de su población no está cubierta.

De hecho, en Grecia, Rumanía y Bulgaria el porcentaje de población cubierta ha decrecido desde la crisis económica.

En el caso de España, el 99,1 % de la población tiene cobertura universal para los servicios básicos, según el informe.

Gurría explicó que el gasto sanitario en la UE ha caído como consecuencia de la crisis, y alertó de las diferencias entre los países del este y los de la Europa occidental, reflejadas en una inversión menor en sanidad, en el caso de los primeros.

La UE destinó de media el 9,9 % de su PIB al gasto sanitario en 2015, porcentaje que en España fue del 9,0 % ese mismo año.

En Croacia, Chipre, Letonia, Estonia, Lituania o Rumanía, el porcentaje se situó entre el 5 % y el 7 %.

Pese a que la esperanza de vida en la UE ha aumentado en más de seis años desde 1990 gracias a la mejora de la calidad de los cuidados, pasando de los 74,2 años a los 80,9 años, hay grandes desigualdades entre países, y en Europa occidental la población vive de media unos ocho años más que en el centro y el este del continente.

España sigue a la cabeza de la esperanza de vida en los Veintiocho, con 86,2 años para las mujeres, y 80,4 años en el caso de los hombres.

Según el informe, los países deberían centrar sus políticas en reducir los obstáculos financieros para la asistencia sanitaria, reforzar el acceso a la atención primaria y disminuir los tiempos de espera excesivos.

"Necesitamos sistemas de salud más efectivos", dice el informe, que subraya que "hace falta acción política para reducir el número de personas que mueren de manera prematura y aumentar el número de años que la gente vive en buenas condiciones".

De hecho, según el informe, cada año fallecen en Europa 550.000 personas en edad de trabajar por enfermedades que podrían ser evitadas.

La obesidad y el tabaquismo persisten como problemas sanitarios, ya que el 16 % de los adultos europeos son obesos (en comparación con el 11 % en 2000) y uno de cada cinco sigue fumando.

En el caso de España, el 17 % de los adultos tiene problemas de obesidad y más del 20 % fuma diariamente (aunque el porcentaje se situaba en el 30 % en el año 2000).

El informe pasa revista a la situación en 36 países, incluidos los 28 de la UE, además de Suiza, Noruega, Islandia y de los cinco candidatos a la entrar en la Unión: Albania, Macedonia, Montenegro, Serbia y Turquía.