10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
lunes 26 de septiembre de 2016, 02:00

La Senavitat proyecta comprar plantas y macetas a G. 450.000 cada una

En noviembre del año pasado la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat) firmó un contrato con la empresa Emtec para la refacción del quinto y sexto piso del edificio central de Independencia Nacional y Manuel Domínguez.

En el contrato se estipula la adquisición de 20 plantas, específicamente bromelias y plantas colgantes, además de macetas de cemento y macetas colgantes con soportes. Cada ítem tiene un valor de G. 450.000 y en total suman G. 15.750.000

Los funcionarios de la institución indicaron que “se está ante un hecho sumamente llamativo teniendo en cuenta que el valor de las plantas en los viveros no supera los G 150.000 cada una”.

En viveros como Eco Vida y Jardín Vivero, el valor de las bromelias oscila entre G. 50.000, la más pequeña y G. 110.000 la más grande. Si las mismas son adquiridas con una maceta de cerámica, el precio aumenta en G. 40.000 más, aproximadamente.

Sin embargo, la Senavitat, según el contrato firmado el 19 de noviembre por la ministra Soledad Núñez y Jorge Cáceres de Emtec, adquirirá 10 bromelias por G. 450.000 cada una.

Contrato global. Desde la Senavitat, el director de gabinete, Amílcar Guillén, indicó que el contrato se hizo de manera global por G. 892.377.275 y en el proceso licitatorio, la empresa adjudicada ofreció la oferta más baja, en relación a las otras tres que se presentaron. “En ese contrato, uno de los ítems tiene que ver con las plantas. Ese contrato está en un proceso de ejecución y todavía no se llegó a ese rubro”, sostuvo.

Agregó que cuando se llegue a adquirir las plantas y otros ítems, un fiscal supervisor irá a verificar. “Si reúnen las condiciones se van a adquirir”, señaló.

En el contrato se establece la refacción total de dos plantas de la institución. Se remodelarán los baños, el piso, se cambiarán las ventanas, puertas, entre otras cosas. El trabajo se inició en noviembre del año pasado, pero aún no finalizó.

“Había un hacinamiento de funcionarios trabajando en situación precaria, incluso en zonas húmedas. Algunas oficinas siguen en esas condiciones. Tenemos premura”, indicó.

Puntualizó que se busca generar “condiciones para que los funcionarios puedan trabajar dignamente para ofrecer productos de calidad a las personas que más necesitan en el país”. Alegó que el rubro de las plantas, representa un porcentaje ínfimo con respecto al monto global.