24 de abril
Lunes
Lluvioso
21°
28°
Martes
Mayormente nublado con tormentas
16°
28°
Miércoles
Mayormente nublado
21°
Jueves
Despejado
20°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 2 de noviembre de 2016, 02:21

La represión a la oposición amenaza las elecciones en Gambia, alerta HRW

Nairobi, 2 nov (EFE).- El Gobierno de Gambia reprime con detenciones arbitrarias y torturas a miembros de la oposición, a solo unas semanas de que se celebren elecciones presidenciales, lo que amenaza la imparcialidad de estos comicios, alertó hoy Human Rights Watch (HRW).

Desde abril pasado, más de 90 activistas y miembros de la oposición han sido arrestados durante manifestaciones pacíficas, una treintena han sido condenados a tres años de prisión y dos activistas han muerto bajo custodia policial, denunció la ONG en un informe.

"El Gobierno de Yahya Jammeh ha amenazado, golpeado y torturado a miembros de partidos de la oposición por ejercer sus derechos básicos, extinguiendo las esperanzas de la celebración de unas elecciones justas", criticó el subdirector para África de HRW, Babatunde Olugboji.

En opinión de Olugboji, "a menos que esta situación mejore, los donantes internacionales de Gambia deben imponer sanciones específicas a altos funcionarios implicados en estos abusos".

HRW también documenta cómo el Gobierno de Jammeh, que llegó al poder en 1994 tras un golpe de Estado, ha dominado los medios estatales y los recursos públicos para hacer campaña y asegurarse una ventaja política en las elecciones.

Durante los últimos 22 años, las autoridades de Gambia han utilizado las desapariciones forzosas, torturas, intimidaciones y arrestos arbitrarios para eliminar la disidencia y mantenerse en el poder, algo que han intensificado ante las elecciones previstas para el 1 de diciembre, según el informe.

Preguntado por HRW, el Gobierno no quiso pronunciarse sobre estos hechos, también denunciados por otras organizaciones internacionales como Amnistía Internacional.

HRW recordó la muerte bajo custodia policial del líder sindical Sheriff Dibba en febrero y denunció que otros muchos manifestantes detenidos han relatado cómo fueron golpeados y torturados por los agentes de inteligencia.

"El Gobierno de Gambia debe liberar de inmediato a todos los manifestantes pacíficos e iniciar una investigación transparente e imparcial sobre las muertes de la oposición bajo custodia policial", exigió HRW.

El presidente gambiano, Yahya Jammeh, dirige con mano de hierro el país desde que tomó el poder con un golpe de Estado hace más de 20 años y su régimen ha sido acusado de graves violaciones de los derechos humanos.

Jammeh ha sido criticado por la comunidad internacional ante sus continuas amenazas contra los homosexuales, a quienes ha llegado a calificar de "alimañas", tras firmar en 2014 una ley que castiga con cadena perpetua los actos homosexuales "con agravantes".