7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 4 de agosto de 2016, 11:08

La realidad de la favela Ciudad de Dios vuelve a las pantallas

Río de Janeiro, 4 ago (EFE).- En 2002, el director brasileño Fernando Meirelles mostró al mundo la realidad que se vive en las favelas de Brasil con la película "Ciudad de Dios", una comunidad que pronto volverá a las pantallas con el documental "CDD50".

Esas son las siglas de "Ciudad de Dios 50 años" y se refieren al medio siglo que tiene esta favela situada en la zona oeste de Río de Janeiro.

La película, que conquistó a la crítica, mostró al mundo a inicios de la década del 2000 la violencia, la corrupción policial y el narcotráfico en esta favela de más de 47.000 habitantes.

No obstante, el documental "CDD50", que comenzó a ser producido en 2011, quiere mostrar también el lado más amable de esta comunidad, el de sus vecinos de toda la vida.

"Queremos contar la historia de los vecinos antiguos, de los artistas, de nuestros deportistas. Es muy importante, es la historia de una comunidad", afirmó Bruno Rafael, uno de los directores del documental.

Rafael destacó que la película "Ciudad de Dios" ayudó a impulsar la favela, la cual hoy en día es recorrida por turistas y brasileños e incluso ha si sido visitada por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Sérgio Leal, conocido como TR, es otro de los directores del documental y ayudó en la producción de la película que adoptó como título el nombre de esta barriada carioca.

"Yo ayudé en las investigaciones de la película. Tengo 44 años y llegué aquí con 11 meses de vida. Ayudé con informaciones para la película de Fernando Meirelles: la música, el lenguaje de la época, la ropa, los coches. Intenté reunir la realidad de tres décadas", subrayó.

"CDD 50", cuyo lanzamiento está previsto para este año, se propone contar la historia local a través de personalidades que están en la memoria colectiva de esta Ciudad de Dios.