24 de abril
Lunes
Lluvioso
21°
29°
Martes
Mayormente nublado con tormentas
15°
29°
Miércoles
Mayormente despejado
20°
Jueves
Despejado
20°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 19 de diciembre de 2016, 02:57

La "Rasputina" surcoreana niega todos los cargos al comienzo del juicio

Seúl, 19 dic (EFE).- Choi Soon-sil, la amiga de la presidenta surcoreana bautizada como "Rasputina" y protagonista del mayor escándalo de los últimos años en el país asiático, rechazó hoy los cargos que se le imputan en la primera sesión del juicio.

Choi, acusada de fraude y mediación ilícita en asuntos de Estado, negó su implicación en este caso de fraude a gran escala y tráfico de influencias durante la vista preparatoria del juicio contra ella y dos exsecretarios de la presidenta en el Tribunal del Distrito Central de la capital, informó la televisión local YTN.

La "Rasputina", que no estaba obligada a comparecer en esta primera vista, llegó a la sala esposada y vestida de presidiaria, ya que permanece detenida desde principios de noviembre tras destaparse este sonado caso de corrupción.

Choi, de 60 años y amiga íntima de Park desde hace décadas, está acusada de haber intervenido en asuntos de Estado a pesar de no ostentar cargo público gracias a su especial relación con la presidenta.

La acusada negó hoy haber participado en la supuesta trama con Park -señalada como "cómplice" por los fiscales- mientras su abogado exigió al Tribunal ceñirse a pruebas objetivas a la hora de juzgar los hechos.

A la "Rasputina" se le acusa de haber extorsionado a empresas para obtener cuantiosas sumas de dinero, además de abuso de autoridad y filtración de documentos gubernamentales.

Por su parte, los excolaboradores de la presidenta, An Chong-bum y Jeong Ho-seong, están acusados de entregar documentos gubernamentales y presidenciales a Choi.

El caso ha generado una gran convulsión en Corea del Sur, donde millones de personas han salido a la calle en manifestaciones masivas en el último mes y medio.

Además, puede costar el cargo a la presidenta, que ha sido relevada provisionalmente de sus funciones después de que la Asamblea Nacional (Parlamento) aprobara una moción para su destitución que tendrá que ser refrendada por el Tribunal Constitucional.