9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
domingo 6 de noviembre de 2016, 01:00

La quisieron desalojar cuando por salud estaba fuera del país

Idalina Espínola Verdún padece una grave enfermedad por lo que cada dos meses viaja a la Argentina para seguir un tratamiento médico.

Ocupa 10 hectáreas en la colonia Santa Teresa Manduará (Caazapá), donde el Indert reubicó a finales de 2014 a un grupo de labriegos.

Hace unos meses, mientras se encontraba siguiendo su tratamiento médico en el vecino país, se enteró de que sus tierras serían “recuperadas” por la institución agraria para entregarlas al grupo que reubicó.

Su padre, José Espínola y su hija de 21 años se opusieron y resistieron a la comitiva fiscal-policial, que se constituyó en el lugar, y terminaron siendo imputados.

Es que el Indert reubicó en la colonia, a finales de 2014, a unas 96 familias, sin tener la cantidad de hectáreas necesarias para ellas. Las familias fueron instaladas en apenas 147 hectáreas, con el compromiso de que más adelante se recuperarían otras 624 hectáreas para distribuirles.

Son 80 familias, entre ellas la de Idalina, que resisten en la colonia a lo que consideran un avasallamiento a sus derechos. Muchas inclusive tienen cancelado el pago por su lote en el ente, aunque todavía no accedieron al título de propiedad. Nada de eso parece importar, ya que a toda costa, según denuncian, la institución busca quedarse con las tierras, alegando “la recuperación”.